La investigación se abrió por la presunta financiación de Odebrecht a su campaña, pero fue archivada por el Consejo Nacional Electoral.

Según los magistrados Doris Méndez, Renato Contreras y Luis Guillermo Pérez, ya caducaron las presuntas actuaciones por las que era indagado Santos, razón por la cual el alto tribunal no puede continuar con las investigaciones. 

Con esta decisión del Consejo Nacional Electoral y la de la Comisión de Acusación, el expresidente no tiene cuentas pendientes por el escándalo de corrupción de la multinacional. 

Todo se remonta al pasado 15 de marzo de 2017 cuando el gerente de su campaña Roberto Prieto reconoció que por concepto de 2 millones de afiches propagandísticos para la campaña de Santos Presidente 2010, de la cual hizo parte, Odebrecht le pagó irregularmente 400.000 dólares a la empresa panameña Impressa Group Corp, que pertenecía a María Fernanda Valencia Falquez y Félix Otto Rodríguez Plata.

Santos calificó en su momento el hecho como un asunto bochornoso y pidió a los implicados que aclararan los hechos y a las autoridades que investiguen y «sancionen a los responsables de cualquier acto de corrupción».

«Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho bochornoso que nunca ha debido suceder y del que me acabo de enterar», dijo el expresidente.

En febrero del 2018, el Consejo Nacional Electoral (CNE) con una votación de 6 a 2 decidió archivar la investigación que se adelantaba contra la campaña de Santos, debido a que los hechos habían sucedido más de dos años antes de la investigación.

Sin embargo, en 2019 el CNE reabrió esta investigación con base en la compulsa de copias de la Fiscalía por un nuevo testimonio que se conoció del testigo Andrés Sanmiguel, quien asegura que ingresaron más de $3 mil millones que provenían de Odebrecht.

Tomado del Nuevo Siglo