Luego de un proceso de caracterización e identificación de la población carretera de Soacha, la Junta Defensora de Animales y la Universidad Minuto de Dios presentaron la segunda fase del proceso de sustitución de vehículos de tracción animal, en la que se espera verificar los datos de la fase uno y avanzar hacia la implementación de opciones diferentes a las carretas y los caballos.


Palomo era el nombre del caballo de Simón Bolívar, es por eso que se decidió bautizar el proceso así, como un acto simbólico en el que se da a entender que después de concluidas cada una de las cuatro fases del proyecto, todos los caballos que deben trabajar durante horas halando carretas, serán liberados para iniciar una nueva vida en actividades agropecuarias.

Precisamente, durante una jornada realizada en el Teatro Sua, se dio a conocer la imagen institucional del Proyecto Palomo y el eslogan ‘Por la libertad equina’. Así mismo, se mostraron los resultados de la primera fase de caracterización e identificación de la población carretera, realizada interinstitucionalmente por medio de un convenio entre la Administración Municipal y la Universidad Minuto de Dios:

“Dimos a conocer la segunda fase del proyecto, que corresponde a la conformación de mesas de trabajo y diálogo, además de la realización de visitas técnicas y verificación de los datos. Vamos a socializar una propuesta laboral basados en el reciclaje versus la recolección de escombros, además mostraremos alguna imágenes que evidencian la problemática que se está presentando en este momento”, explicó Nicolás Ussa, Coordinador de la Junta Defensora de Animales, entidad adscrita a la Dirección de Gestión Bioambiental de la Secretaría de Planeación de Soacha.

Vale la pena recordar que la caracterización de los carreteros se realizó entre la tercera semana de mayo y la tercera de julio de este año. Allí se pudo establecer cuántas personas hacen parte de este gremio y cuántas tienen discapacidad física, entre otros aspectos importantes encontrados por los estudiantes de Trabajo Social de Uniminuto, como por ejemplo el acceso a servicios públicos, si viven o no en una invasión, y quiénes residen en cada comuna.

“La tercera fase es la Incorporación presupuestal, aquí vamos a determinar de dónde vamos a sacar los recursos para la sustitución, para lo cual tenemos que estar muy blindados jurídicamente y trabajar de la mano con las entidades gubernamentales. Vamos a pedir cooperación internacional, de tal manera que la cuarta fase, es decir la recepción de los animales, se pueda ejecutar en el menor tiempo posible. Frente a lo anterior, ya tenemos propuestas formales de dos fundaciones de identificación de animales de Bogotá, porque vamos a traer esas unidades móviles a Soacha para que los caballos se queden acá en el municipio, con el propósito de reactivar el sector agropecuario con estos animales”, agregó Ussa.

Vale la pena resaltar que en la actualidad se siguen realizando filtros, en aras de evitar que personas que no residen en Soacha y han sido ajenas al proceso se cuelen en el mismo, porque la idea es que en esto sólo estén las personas registradas en el censo. Por otra parte, en lo que va corrido de la fase uno y el inicio de la fase dos, el municipio no ha invertido un solo peso.

Hablan los carreteros

La expectativa es el común denominador de los carreteros que hacen parte del proceso de sustitución de vehículos de tracción animal, pues aunque ellos están de acuerdo con que se les dé una nueva vida a los caballos, permanecen a la espera de saber qué propuesta les va a hacer el municipio para poder entregar el binomio:
Lucía Aguilera, carretera residente en Compartir

“Hasta el momento el proceso va bien, a nosotros nos censaron entre mayo y julio, y hoy nos citaron nuevamente para iniciar con la segunda fase. A partir de ahora esperamos ver qué resulta de las mesas de trabajo porque hasta el momento no nos han hecho una propuesta concreta sobre las opciones que tenemos para sustituir las carretas y los caballos. Lo más probable es que en esta segunda fase ya quede definido cómo vamos a reemplazar a los animales y de qué manera vamos a seguir trabajando. De todos modos estaremos atentos para conocer la propuesta que nos harán”.

Luis Emiro Amaya, reciclador

“El proceso va un poco lento pero está bien, quisiéramos que la sustitución se diera de la misma manera que se está dando en Bogotá, aunque en últimas lo que queremos es tener alternativas para poder seguir trabajando en nuestras actividades y tener un sustento económico”.

Luis Alejandro Espitia, habitante del barrio Julio Rincón

“Es necesario que se agilice el proceso para poder entregar los caballos, porque muchos ya no tenemos en donde guardarlos y nos toca trasladarnos del sitio donde estamos actualmente, entonces tenemos dificultades con eso. Ojalá que nos pudieran dar lo mismo que están dando en Bogotá, para tener un vehículo en el que podamos cargar la misma cantidad de material que cargamos en este momento. De todos modos quedamos a la expectativa de la propuesta que nos vayan a hacer”.