Apenas pocos días después de que el Gobierno nacional lograra sofocar el paro cafetero y el de camioneros, los arroceros y los educadores anunciaron movilizaciones para el 19 y 20 de este mes, respectivamente, con lo que se mantiene el clima de agitación por parte de varios sectores que exigen ayuda por la difícil situación que atraviesan.


El presidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), Senen Niño, dijo que el próximo 20 de marzo realizarán movilizaciones en todas las capitales del país para expresar su rechazo por el abandono en que, según ellos, tiene el Gobierno al magisterio.
Además, explicó el dirigente sindical, los educadores del país presentarán a la ministra de Educación, María Fernanda Campo, un pliego de peticiones sobre respeto a la salud de los docentes, cese de la represión en contra de los maestros, respaldo a la vida de los docentes, pago de las deudas correspondientes a primas y otras contraprestaciones sociales, revisión salarial y congelar la privatización de la educación. Niño adelantó que están dispuestos a ir a paro de forma indefinida de no lograrse un acuerdo con el Gobierno frente a estas peticiones.

En tanto que arroceros de varias regiones del país acordaron adelantar una movilización el 19 de marzo por la difícil situación que viven, frente a lo cual piden al Gobierno nacional establecer un precio de sustentación para el cereal y parar la importaciones del producto.
Sin embargo esta jornada no cuenta con el apoyo de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), según lo anunció el presidente de este gremio, Rafael Hernández.

El viernes anterior, el Gobierno nacional y representantes de los cafeteros firmaron un acuerdo con la intermediación del vicepresidente Angelino Garzón, que puso fin a un paro de 12 días adelantado por los cultivadores, que presionó al Gobierno a que incrementara a $145 mil el subsidio al precio de la carga de café en el mercado interno.

El paro dejó millonarias pérdidas por el bloqueo de vías y dos personas muertas, en tanto que para los cafeteros la esperanza que el incremento en las ayudas del Gobierno, que ascienden a los $800 mil millones anuales, les permita sobrevivir en una industria que no da muestras de resurrección en el país.

En tanto que la semana anterior, los camioneros levantaron el paro y desbloquearon las vías después de que el Gobierno nacional se comprometió a reducir los precios del ACPM.

Igualmente la semana anterior, los cacaoteros levantaron un paro que se focalizó en el departamento de Santander por mejores precios del producto. El Gobierno reajustó el subsidio previsto para el producto, el cual queda en $800, aunque en el caso de Santander será de $1.200.

Fuente: Nuevo siglo.com