“Los cerros de Soacha son como el patio de la casa, fue un lugar donde aquellos que pertenecen a la generación de los 80’s disfrutaron aventuras, desorden, recreación y locuras, ahora es una zona desprotegida y con rumbo a la desaparición”: Isabel Vargas, Arte Natural.


fusa-1.jpgA pesar que arte natural no ha logrado tener un grupo permanente de integrantes, ha servido para que las persones que llegan interesadas en preservar el medio ambiente y la cultura, aprendan a querer a la madre tierra y se vayan a otros lugares transmitiendo el conocimiento que allí cultivaron.

Arte natural es un grupo de Soacha que lleva aproximadamente tres años de existencia; sus orígenes se remontan años atrás en el departamento del Meta, lugar donde surgió la idea de “arte natural”, con el firme propósito de mezclar todo lo relacionado con el arte y la madre tierra, “es ella la que nos da todo y desde ahí tenemos que trabajar. “Somos consientes del papel protagónico de los seres humanos en el cambio del planeta, ahorrar luz, agua, no generar tanta basura y reciclar, son aspectos que le ayudan a la tierra a su preservación y a nosotros mismos”, afirma Isabel Vargas, integrante del grupo Arte Natural.

Arte natural es un proyecto de vida, la forma natural de vivir, y lo que se quiere es crear escuela de formación, aprovechando el conocimiento que sus coordinadores tienen acerca de los diferentes oficios artesanales y artísticos. Dentro de lo artesanal se encuentra la joyería, con piedras preciosas como el cuarzo, el lapislázuli y las piedras burdas; también trabajan el cuero, el cacho y tejidos. Lo artístico va encaminado a exposiciones de pinturas, performance, fotografía y video.

El trabajo ambiental es un eje transversal en arte natural; “al realizar tejidos a base de semillas, en el momento de vender el trabajo, se le obsequia a la persona otras semillas para que las conozcan y las siembren contribuyendo a la preservación de la naturaleza, siendo esta la fuente de vida y de trabajo. En las leyes de Dios se habla de no matar, no mentir, pero no existe un mandamiento donde diga amarás a la madre tierra como a ti mismo”, es el pensamiento de Gilbert Riaño, coordinador de Arte natural.

Para todos los procesos de intervención en el arte y en el medio ambiente, se necesita de una figura legal que no está concebida en arte natural, pero existe el camino para realizarlo y llegar a ser un colectivo de trabajo donde no solo estén presentes las personas interesadas como estudiantes o ambientalistas, sino vincular a la familia para contribuir a que las generaciones crezcan con amor hacia la tierra, respetándola, cuidándola y trabajando por una empresa familiar.

Arte natural plantea que el cambio va desde lo individual hasta lo colectivo, desde lo local hasta lo global; si se buscan alternativas de paz y desarrollo, hay que buscar espacios para ello impulsando el trabajo colectivo.

Mayores informes:

[email protected]