Este domingo se realizará la jornada de votación para elegir al próximo gobernador indígena del Cabildo Pijao Diosa Dulima; un año es el periodo de tiempo en que un gobernador es jefe del cabildo.


girardot.jpgHace siete años llegaron desplazados del Tolima un grupo de indígenas que se ubicaron en el municipio de Soacha. Las amenazas en contra de sus vidas, el silencio absoluto de lo que ven y de lo que oyen y el pago de vacunas, son los motivos por los cuales poco a poco han ido saliendo del sur del Tolima los integrantes del cabildo Diosa Dulima; ellos se encontraban ubicados en los municipio de Natagaima, Ortega, Coyaima, Chaparral, Planadas y otras poblaciones cercanas. Actualmente son pocos los que quedan en caseríos indígenas porque de resguardos no queda nada, todos están intimidados por aquellos que quieren desaparecer la cultura ancestral y desalojar las viviendas nativas, con el fin de llevar a buen termino actos subversivos que tanto mal le hacen a la sociedad colombiana.

Los pueblos Pijao, históricamente ocuparon todo el departamento del Tolima, Huila y parte del Cauca, Valle, Quindío, Risaralda, Caldas y Cundinamarca. La gran mayoría fue aniquilada por los conquistadores españoles, los pocos que conservaron su vida se trasladaron a lo alto de las montañas con el fin de protegerse y esconderse de los nuevos terratenientes, situación que no ha sido olvidada y que se repite constantemente, no sólo con los Pijaos, sino con las pocas etnias indígenas que quedan en el país y que difícilmente se podrán preservar.

José Erasmo Yate, médico ancestral y gobernador indígena desde hace dos años, tiene la firme idea de continuar al mando del cabildo; sus compañeros de etnia así se lo han hecho saber, dado que están a gusto con la manera cómo ha llevado a las 600 personas que conforman el cabildo indígena; además como requisito fundamental es necesario tener un alto nivel de sabiduría, este aspecto corresponde al pensamiento oral ancestral.

Rescatando sus tradiciones

En busca de la preservación cultural, ellos le cantan a sus dioses ancestrales: Locombo, Dios del tiempo y de las cosechas, Dulima, Diosa de la nieve y los nevados; además le danzan al sol, al agua, al arco iris, al trueno, al viento y en general a la naturaleza, creen en los chamanes o brujos y sus enfermedades son tratadas por medio de curanderos, con los remedios que les provee la madre tierra.

Actualmente trabajan por su cultura, cosmogonía y cosmovisión; hablan del trabajo en la educación, salud, vivienda, derechos humanos, visualizan su plan de vida como adquirir una casa indígena para tener un punto de encuentro fijo; acompañando estas charlas, hace presencia el mambeo de hoja de coca natural, que se consume en polvo, al igual que el consumo de tabaco y el tapetuza, aguardiente puro de los ancestros.

La infancia indígena preserva sus raíces aprendiendo a tomar chicha, tocar los instrumentos típicos como los cachos y hacer sonar los tambores y la flauta. Algunos no saben habar su lengua materna, “la churcha” y se les brinda educación para que adquieran este conocimiento.

Los médicos tradicionales traban con dificultad; en la ciudad no se encuentran las plantas necesarias debido a la ausencia de cultivos, situación por la cual el cabildo se siente vulnerable y desprotegido ante la mirada indiferente de las autoridades nacionales y municipales.

CD Diosa Dulima

Así se llamará el CD que recopilará varias actividades culturales que han realizado; contará la reseña histórica de los Pijaos y del cabildo Dulima, su herencia, sus ancestros, su comida típica (chicha, tamales, lechona, empanadas, sancocho, viudo de pescado). “La recopilación en video es realizada con el fin de recoger dinero para el sostenimiento de la misma comunidad y que la gente conozca la tradición indígena que se niega a desaparecer”, así lo expresó el Gobernador indígena.

“Hace falta apoyo del municipio, lo que se ha logrado conseguir para la producción del CD se ha hecho con aporte de nosotros mismos, nos sentimos desprotegidos”, es la opinión de Flor de Liz Lara, integrante del cabildo.
Adicional a este labor se viene desarrollando el trabajo de antropología que está en el Ministerio del Interior y Justicia y la Alcaldía de Soacha, con el fin de obtener el registro que los acredita como etnia indígena; de esta manera podrán tener derecho a recursos económicos que vienen directamente del Ministerio, y así suplir muchas de las necesidades latentes de los cabildantes.

“Nacua nascue Chovi nacie”- Muchas gracias, adiós hasta pronto. Es la forma en que se despide el gobernador indígena, en lengua Pijao.