Vidrios, palos, piedras y otros objetos están sobre la vía. Las protestas aparentemente han terminado y la calma regresa. Ahora inicia la maratónica tarea de limpiar en tiempo récord las grandes cantidades de residuos que dejaron los enfrentamientos y actos vandálicos.

En Soacha y Facatativá, los operativos de limpieza son realizados por funcionarios de la empresa de aseo Urbaser, quienes con escobas, palas, cepillos, bolsas y, ayudados de volquetas y vehículos especializados, levantan todo el material que se encuentra al lado y lado de las calles, tanto principales como secundarias ubicadas en los barrios de estos municipios.

Recolección en Facatativá

La limpieza inicia cuando las medidas de seguridad lo permiten, por lo general a la 1 o 2 de la mañana. La tarea no es fácil, resulta bastante agotadora y lo peor es que muchas veces nadie se da cuenta, incluso algunos llegan a pensar cuando ven las calles limpias, que lo del día anterior no fue tan grave y que tal vez los medios de comunicación exageraron. Por eso hoy se reconoce la gran labor que hacen estos héroes silenciosos.

Esta vez la jornada de limpieza tardó cerca de 6 horas más, en ella intervinieron alrededor de 100 operarios en los dos municipios y se recogieron al menos 8 toneladas de residuos en Soacha y 5 en Facatativá, las cuales fueron dispuestas en escombreras autorizadas o en el relleno sanitario, según el tipo de residuo. Sin contar que la empresa de aseo esa misma noche terminó la recolección de residuos ordinarios diaria que no había podido concluir por los constantes bloques de las calles, los conductores de los vehículos compactadores tuvieron que moverse por rutas alternas para poder disponer los residuos en el relleno sanitario Nuevo Mondoñedo.

Barrido en Soacha

Hoy, después de los desmanes de estos días, las calles de Soacha y Facatativá están limpias. Los colaboradores de Urbaser, entre supervisores, conductores, operarios de recolección, corte de césped y de barrido siguen haciendo su tarea que parece casi “mágica”, pero poco tiene de eso, es más bien una tarea compleja y a veces poco reconocida, ayudando a la limpieza y a mantener impecables nuestros municipios.

Publirreportaje