La vía principal de este barrio se convirtió en un peligroso caño que arrastró piedras, palos, basura y lo que encontró a su paso.

Con el inicio de la temporada de lluvias, los residentes del barrio La Capilla de la comuna cuatro de Soacha volvieron a sentir las consecuencias del olvido estatal durante años.

La calle principal del barrio sirvió para que las aguas se encausaran y la convirtieran en un peligroso caño que amenazó con llevarse a su paso lo que encontrara por delante, incluso sus residentes les tocó poner barreras para que las enfurecidas aguas no se entraran a las viviendas.

En un video enviado por la misma comunidad se observa que después del aguacero el agua dañó aún más la vía, dejó piedras, palos y por tramos quedó intransitable para los vehículos.

“El alcalde nos prometió canalizar las aguas y es la hora que nada ha pasado”, puntualizó un residente de La Capilla.