Una delicada situación de inseguridad se ha generado en estos dos sectores de las comunas dos y tres por cuenta de la presencia, en su mayoría, de personas provenientes de otros lugares, que acuden a los mencionados barrios para consumir drogas y atentar contra la tranquilidad de las personas que residen allí.


Pero el problema no es sólo por la presencia de dichos individuos, también por la existencia de lotes baldíos, en los cuales los delincuentes se refugian para poder hacer a satisfacción propia sus actividades delincuenciales, las cuales han arrebatado la tranquilidad a las decenas de personas que habitan en la zona.

“A mí me han atracado ya varias veces, lo mismo ha pasado con otros vecinos. A las señoras sobre todo, las cogen en bicicleta o en moto, las amenazan con revólver y les roban los anillos o las joyas que llevan. A las chicas les quitan las maletas, a los niños los cuadernos, los celulares y lo que encuentren, todo se lo van llevando. La situación no es de hace poco, ni tampoco exclusiva de nuestro sector, pero vemos con preocupación que últimamente se han incrementado mucho las problemáticas acá”, explicó una habitante de El Nogal que pidió la reserva de su nombre.

Aseguró la persona consultada, que muchos de los delincuentes que hacen presencia en el barrio son de otros sectores, y que la respuesta de la Policía es que la comunidad debe comunicarse siempre al número del cuadrante. Sin embargo, afirma, los uniformados van y hacen capturas, pero al momento se observa a los delincuentes nuevamente sueltos.

“Este era uno de los sectores más sanos que había en Soacha, pero ahora casi que no se puede ni salir de la casa. Una vez mi sobrina salió a calle y fue atracada por dos tipos que le quitaron el celular y le robaron otros elementos. Además de eso, por acá cerca se la pasan muchos sujetos consumiendo drogas, son ellos mismos los que nos hicieron un robo en una casa el pasado fin de semana”, agregó otro de los vecinos de El Nogal.

Una de las principales preocupaciones de la comunidad es que la mayoría de las personas que hacen presencia en los barrios para delinquir, son jóvenes menores de edad. Al respecto los vecinos de Hogar del Sol indicaron lo siguiente:

“En todo el barrio encontramos muchos jóvenes que consumen drogas, personas que están desocupadas y no tienen acceso a la educación o el empleo. Esto nos genera mucha inseguridad para toda la comunidad, porque estamos hablando de individuos que vienen de otros barrios, e incluso de aquí mismo. En varias ocasiones hemos solicitado la presencia de un CAI móvil, de esto la última respuesta que nos dieron fue que este vehículo tiene un costo muy elevado, y que por eso no lo pueden instalar en el barrio, pues según aseguran las autoridades no hay los suficientes recursos para ello”, manifestó una residente de este barrio de la comuna tres.

“Hace poco vivo aquí, soy habitante de la quinta etapa, y la inseguridad la he vivido desde que llegué hace cerca de un año a Hogar del Sol. Cerca de acá hay unos lotes baldíos que sirven de refugio para los delincuentes, que en su mayoría son jóvenes. Ellos son personas muy intolerantes que atentan contra el bienestar de la comunidad. Hay que tener en cuenta que esos mismos lotes muchas veces son utilizados como botaderos de basura, y eso también contribuye a que la inseguridad se incremente”, concluyó otro de los vecinos de Hogar del Sol.