Durante dos años la comunidad de Maranata II, en la Comuna uno, ha estado luchando para intentar resolver la situación de querella en la que se encuentra el predio donde fue construido el conjunto. Después de meses de insistencia de mano con la Secretaría del Hábitat de Bogotá y la administración municipal, los problemas para los habitantes siguen creciendo.


Desde hace dos años aproximadamente, Adelmo Montenegro, la persona que asegura haber adquirido el predio a través de términos legales, ha estado loteando el espacio de más de 2 mil metros cuadrados, en el cual, según él, pretende construir una urbanización de por lo menos 200 viviendas. Por su parte los residentes de Maranatha dos y la administración municipal han insistido durante meses que el querellante no cuenta con los permisos urbanísticos necesarios para llevar a cabo el proyecto, por lo tanto la venta y construcciones que está haciendo son ilegales y va en contra del primer propósito con el que fue destinado el predio, que era culminar la construcción de una propiedad horizontal que contara con mil viviendas aproximadamente.

Ante la situación de ilegalidad que la administración municipal demostró a través de la Secretaría de Planeación y el proceso jurídico que envuelve al lote, el cual está siendo liderado principalmente por la Secretaría del Habitad de Bogotá, puesto que también aseguran ser dueños del predio, el mismo fue determinado en Statu QUO, es decir que está prohibido hacer cualquier clase de construcción o modificación, hasta no estar resuelta la situación jurídica que lo envuelve.

Pese al llamado de atención que se ha hecho desde la Inspección de Policía y el proceso que se presenta por el predio, en el cual ya se han llevado a cabo varias diligencias de identificación y sellamiento de obras ilegales y secuestro del inmueble por parte del Hábitat, la persona que asegura ser el propietario del predio ha seguido loteando, vendiendo y haciendo modificaciones en la propiedad.

“En la última diligencia que se hizo de identificación de obras ilegales y sellamiento de las mismas se especificó que no era posible seguir construyendo, ya que el señor no cuenta con los permisos urbanísticos necesarios, pero pasados los tres días quitaron todos los sellos y siguieron construyendo, así mismo para poder dar servicios a las personas que están comprando, en varias ocasiones trataron de hurtar nuestro sistema de acueducto y energía. Ahora presumimos que siguen “pegados” de nosotros, ya que la presión de nuestro servicio es mucho menor y nuestra energía es deficiente, motivo por el cual ya se han visto perjudicados varios hogares a los cuales se les han dañado algunos electrodomésticos”, detalló, Blanca Mateus, líder comunal de Marantha dos.

La construcción de viviendas sin permiso urbanístico alrededor de las torres que comprenden la propiedad horizontal y el hurto de los servicios públicos son problemáticas con las que la comunidad de Maranata dos lleva lidiando durante meses. Ahora uno de los inconvenientes que más les preocupa es el uso que se está dando al suelo del predio y los mismos materiales que emplean para modificarlo, ya que aseguran que están arrojando desechos de construcción para hacer los rellenos de vías, convirtiendo la propiedad en un depósito de escombros.

“Frecuentemente traen camiones llenos de escombros y los vacían aquí, esos desechos los acumulan y después los usan para rellenar los huecos que hacen. Recientemente hicieron una vía usando residuos. Estos desechos y el mal manejo de ellos están perjudicando tanto a las personas que les compraron como a nosotros en materia de salud, ya que el polvero generado causa molestia en la garganta y un estado constante de tos y gripa en varias personas, principalmente niños.

Por otro lado, ahora la parte de atrás de la propiedad está siendo usada como un deposito de reciclaje, hemos estado observando cómo traen desechos, aún no sabemos de qué tipo, pero generan muy mal olor y empeoran la situación de salud que el polvo ya nos ha estado causando”, destacó Mateus.

Teniendo en cuenta que el propósito inicial y con el cual fue concebido el predio hace 20 años, es establecer una propiedad horizontal, resulta necesario que el mismo cuente con su debido cerramiento y porterías. Maranatha dos, a pesar de no haber sido concluido, cuenta con estas características, sin embargo los residentes afirman que dentro de poco también les quitarán las porterías con las que se ha garantizado la seguridad de los habitantes del predio desde hace dos décadas.

“El señor que dice ser el dueño está llamando a los residentes de Maranatha dos y nos está diciendo que necesita reunirse con nosotros, porque todas las personas a las que les vendió lotes manifiestan que no están dispuestos a pagar administración ni encargados de la portería. Él dice que como son más quitará la portería y posiblemente el cerramiento, transformando definitivamente el objetivo de la propiedad horizontal. Ahora quedamos como tres torres de apartamentos rodeados por una invasión”, aseguró Víctor Mejía, residente del conjunto.