El cuerpo de Bomberos Voluntarios de Soacha, ubicado en el barrio Santa Ana sector El Vivero de la Comuna uno del municipio, genera división y conflictos entre la comunidad por supuestas irregularidades de funcionamiento y operación.

Bomberos-voluntarios-Soacha

Bomberos-voluntarios-Soacha

La problemática viene desde hace más de doce años, donde la comunidad alega irregularidades de funcionamiento por los convenios previamente establecidos entre la Junta de Acción Comunal (JAC) del Vivero y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, en los cuales se establecen los linderos de construcción de la sede de este organismo.

El presidente de la JAC del barrio el Vivero, Juan Adolfo Cruz, señala que “se acordó un convenio de entrega de un lote de 15 mts x 15 mts para la edificación del salón comunal, el cual no se cumplió, sino que lo hicieron de 15 x 10 mts”; además la colectividad asegura que previamente no existía en el lote una sede de bomberos voluntarios que cumpliera con la legalidad o permisos de existencia», indicó.

Entre tanto, la vicepresidenta de la JAC, Nélida Pinto, afirma que “el convenio consistía en que ellos nos daban las bases del salón comunal y que se les otorgaba el permiso de trabajar en el lugar, pero nunca se les cedió el terreno a ellos”, aseguró.

Mientras la discusión por la propiedad del terreno avanza, según los planos de Santa Ana el Vivero, barrio que fue legalizado en diciembre del año pasado, el lote aparece a nombre del municipio; esto quiere decir que dos entidades de carácter privado estarían sobre un sitio que es público, puesto que los bomberos voluntarios no pertenecen a la alcaldía y las juntas son organizaciones comunales privadas, y estos salones deben ser construidos en áreas de sesión.

Le puede interesar: Escombros, droga y atracos en predio sin dueño ubicado en el sur de Soacha

Entre tanto, el comandante de los Bomberos Voluntarios de Soacha, Michael Suárez, asegura que este organismo “está conformado por hombres y mujeres debidamente preparados, con una diversidad de experiencia y capacitación en las diferentes áreas de riesgo, donde este mismo es una asociación sin ánimo de lucro”, y recalca que “los recursos los hemos sacado de nuestros propios bolsillos porque no se tiene el apoyo de la Alcaldía Municipal de Soacha; además hemos traspasado materiales con entrega firmada al señor Juan Adolfo Cruz, presidente de la Junta de Acción Comunal”.

Durante años y en casos específicos, bomberos oficiales de Soacha han sido apoyados por los voluntarios para atender diversas emergencias y situaciones de riesgo. “Hemos solicitado el apoyo de bomberos voluntarios para atender emergencias del municipio o de poblaciones aledañas, pero es difícil cuando hay una institución voluntaria que los administradores municipales envíen recursos teniendo una institución oficial como el caso de nosotros”, dijo Iván Riobueno, Subcomandante de la Estación Principal de Bomberos Oficiales de Soacha.

Así mismo, el secretario de gobierno, William Mayorga, dijo que “no es obligación de la administración municipal apoyar a los voluntarios para su adecuado funcionamiento, teniendo en cuenta que Soacha cuenta con un Cuerpo Oficial de Bomberos”.

La Ley 1575 del 2012 en su artículo 3 dice que: “Es obligación de los distritos, con asiento en su respectiva jurisdicción y de los municipios la prestación del servicio público esencial a través de los cuerpos de bomberos oficiales o mediante la celebración de contratos y/o convenios con los cuerpos de bomberos voluntarios. En cumplimiento del principio de subsidiariedad, los municipios de menos de 20.000 habitantes contarán con el apoyo técnico del departamento y la financiación del fondo departamental y/o nacional de bomberos para asegurar la prestación de este servicio”.

Si bien la ley es clara, en el caso de Soacha y otras ciudades que tienen su Cuerpo Oficial de Bomberos, no hay responsabilidad legal con los voluntarios.

En este sentido hay que entender que sí existe una desinformación por parte de la comunidad y del mismo cuerpo de bomberos como entidad voluntaria privada, puesto que la administración municipal no podría dotar ni apoyar con equipos y elementos a una organización privada, porque en este caso se cometería un peculado por uso indebido de recursos públicos.

En el sentido de atención y equipamiento no se puede exigirle al voluntariado, pero sí en cuanto a atender riesgos menores en Soacha y en el mismo barrio. En este caso, el mismo comandante Suárez asegura que se ha hecho inteligencia en la zona y más en un terreno que colinda con la ubicación que ellos tienen actualmente.

Cabe resaltar que durante el periodo de pleito entre la JAC y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Soacha, la comunidad ha denunciado graves hechos directos e indirectos de alteración del orden público y que algunos habitantes han sido testigos, dando testimonio que dentro de la estación de bomberos voluntarios han ocurrido robos de cableado eléctrico, consumo de drogas, venta de fluidos inflamables y peleas, aunque aseguran que estos hechos no sucedieron en la actual administración de los bomberos voluntarios, sino presuntamente en administraciones pasadas.

Lo cierto es que las diferencias continúan entre la JAC y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, y el municipio no hace lo suficiente para resolver este conflicto que lleva años, y si bien esta organización voluntaria es legal en Colombia, también es claro que donde hay cuerpo oficial, la responsabilidad del Estado es con éste último.

Además de que las dos partes conflictuadas están en un terreno, que legalmente no les pertenece, por ser organizaciones privadas y ocupar un espacio que es de la Alcaldía Municipal. Esta denuncia se llevó a todos las secretarías de la alcaldía implicadas, pero no se ha hecho un control legal, para que, ni los bomberos, ni la Junta de Acción Comunal ocupen el lote, sino que sea usado para un fin concreto y que restablezca la tranquilidad entre las partes.

Investigación: Yineth Camila Castillo