Mi nombre es Dayhanna Fernanda Garzón Cantor Mendoza Rincón soy nacida en el municipio de Soacha (Cundinamarca), mi entorno familiar, estudio, [email protected], el ejercicio político y académico lo he tratado de desarrollar en el Municipio en mención; estando en este contexto me he empezado ha preguntar ¿Cómo es realmente la visión de las mujeres de Soacha?


Soy afortunada al contar con cinco generaciones vivas en mi familia con saberes y experiencias interesantes de contar, sin embargo las anécdotas, las curiosidades y las relaciones sociales de estas mujeres no serían tan interesantes de no ser por la sociedad que las cobijó.

A pesar de ser Soacha una sociedad mal llamada matriarcal, sus mujeres han dejado huella, la mayoría de ellas se han caracterizado por ser trabajadoras; pero…¿Cómo se hablaría de equidad de género? Si en los cargos de poder, muy poco han dejado participar a las mujeres.

Estas mujeres verracas que han mantenido en ocasiones a sus esposos y sa-cado adelante a sus hijos e hijas; han sido invisibilizadas; los pocos textos ´históricos escritos del Municipio no habla del roll o la participación de las mujeres; y ni hablar de la actualidad, las políticas públicas realmente no se transversaliza el tema de la mujer, ni se toca los géneros como pilar de las mismas.

Entonces dónde se puede determinar la categorización social en la que se encuentra inmersa la mujer soachuna, ¿En que medida se han apropiado las mujeres de los espacios de concertación política con perspectivas de género?. Y hago énfasis mujeres con perspectiva de género, no mujeres que se hacen a la política y repiten las formas tradicionalistas de poder.

A las mujeres del municipio de que nos sirve tener mujeres en cargos públicos o votar por mujeres, por el simple hecho de serlo, si reproducen todo un sistema patriarcal; para aquellos lectores y lectoras que desconocen el término; y de manera más clara hago referencia a las mujeres que están en cargos de elección o de toma de decisiones que no marcan diferencia con sus antecesores hombres políticos, y colocan a las mujeres del municipio en condiciones de inequidad e invisibilidad; en desventajas de poder. Para la definición de una buena política pública que detenten espacios de poder con mujeres se hace sumamente necesaria una mujer empoderada y con perspectiva de género. ¿Será que si están esas mujeres listas para las próximas elecciones?

Los antecedentes bibliográficos existentes sobre el tema específico de la mujer y su desarrollo histórico en el municipio de Soacha son muy reducidos, salvo algunos textos que recogen la historia del municipio frente al tema feme-nino, prácticamente en capítulos muy breves y algunos otros apartes; en la actualidad se hacen encuestas y hay estadísticas de pobreza o desplazamiento, entre otras pero políticas reales frente al género como trasversal es muy deficiente.

Soy mujer, soy politóloga, soy soachuna, queridas y queridos lectores, los interrogantes aquí plasmados los comparto con ustedes; pues siempre me causó curiosidad, y me incentiva a cuestionarles a ustedes que relaciones de poder se maneja desde algo tan básico como su entorno familiar.
Hablar de géneros desde la impronta misma de la equidad, es un gran paso para todas aquellas diferencias que enriquecen la humanidad; la invitación especial querida y querido lector es básica, empezar a hablar con lenguaje incluyente… Es un gran paso que nos empiecen a nombrar, y por fin dar un paso a la visibilización de nosotras las mujeres.