El hurto de tapas de alcantarillado y rejillas de aguas lluvias parece ser un tema de nunca acabar. En los últimos días se ha disparado el robo de estos elementos en el municipio de Soacha de una forma tan acelerada que ni los mismos frentes de seguridad organizados por los barrios han podido poner freno a esta situación, trayendo consigo problemas de salud y contaminación ambiental.

Esta situación cada vez más aqueja y pone en apuros a gran parte de la población del municipio de Soacha, ya que al no haber “tapas o rejillas” el riesgo aumenta principalmente para los niños, las personas que caminan en horas de la noche, los que transitan en bicicleta, la población adulta mayor y las personas en condición de discapacidad.

“Lastimosamente los ladrones hacen de las suyas y nosotros la comunidad somos los que tenemos que sufrir las consecuencias; ya que casi siempre al no haber estas tapas se comienza a ir la basura hacia la tubería, llenándola de tal forma que cuando viene el invierno se inundan las calles; y en algunos sitios es hasta peor porque no solo se desbordan las vías, sino que además entra mal olor por los baños y  lavaplatos que no se lo aguanta nadie”, dijo Óscar García, habitante del barrio  España.   

En diferentes zonas de la ciudad este es el panorama de las alcantarillas

Frente a esta problemática de inseguridad, los habitantes del municipio reclaman más acompañamiento por parte de la fuerza pública ya que en la mayoría de los casos los robos se presentan en horas de la noche y en la madrugada,  por esta razón piden a la alcaldía y a los entes encargados de velar por la seguridad de la ciudad,  que se realice un seguimiento más exhaustivo a este caso para que por lo menos se logre reducir el hurto de estos elementos. 

“Sería bueno que la gente le cogiera más cariño a Soacha, una ciudad que es de todos y para todos, que cuidemos nuestro espacio, algo estupendo sería que cada uno aportara su granito de arena y así evitar tanto robo porque es algo que tarde o temprano nos va a perjudicar a todos; así mismo que las empresas prestadoras de estos servicios fabriquen las tapas y rejillas en fibra o un material no reutilizable  como medida de prevención”, aseguró  Martha Bermúdez, residente del centro de Soacha. 

Como ejemplo se presentan casos específicos en el barrio Ubaté segundo sector y en inmediaciones de la Plaza de Mercado, pero el hurto de tapas y rejillas es en diferentes sectores de la ciudad.  

Finalmente, se solicita a la empresa de acueducto que reemplace estas tapas y rejillas, al mismo tiempo en algunos sectores se pide mantenimiento y limpieza de las  redes,  ya que  los usuarios están pagando un servicio de alcantarillado y aseo que no se ven reflejados en algunas calles de Soacha. 

Por: Rafael Rodríguez