Han pasado ya diez años desde que esta comunidad comenzó a gestionar la legalización del barrio sin que hasta el momento haya obtenido una respuesta concreta por parte de la administración municipal. Esta situación les ha impedido reconstruir el alcantarillado y pavimentar sus calles.


Al no contar con la legalización del barrio, Cagua II sector continúa con problemas de aguas negras y lluvias que salen por las orillas de sus calles debido a que la vieja tubería que fue instalada por la misma comunidad, no ha sido cambiada.

Así lo manifestó José Pascual Pinzón, vecino de Cagua II Sector: “Uno de los inconvenientes graves que tenemos es el alcantarillado, nosotros contamos con tres vías donde una parte está con buena tubería, pero la otra está en muy mal estado, por eso toca cambiarla porque con el tiempo se ha ido rompiendo. Se han hecho gestiones para la legalización y en estos momentos nos tienen varados; ya nos habían dicho que todo estaba listo pero ahora nos manifestaron que tienen que sacar todo en los Altos de Cazuca para el cazucable”.

“El Señor Alcalde Juan Carlos Nemocón nos prometió a todos los líderes comunales hace un año que tendríamos legalizados nuestros barrios y que habían recursos para meter alcantarillado y pavimentación en la Calle 22, pero son recursos que no hemos visto, no contamos con vías públicas y nunca nos han prestado una máquina para arreglar la vía, además somos el único barrio en esta parte de la comuna que no cuenta con la nueva nomenclatura”, manifestó Gonzalo Marroquín, líder comunal de Cagua II sector.

La comunidad se pregunta por qué si son un barrio antiguo les han manifestado que están en zona de alto riesgo y a los vecinos de Galicia, Parques del Cagua y Sabana de Ciprés sí les han expedido las licencias de construcción, teniendo en cuenta que esas zonas se encuentran más propensas a ser de alto riesgo.

Sus habitantes han contado con visitas de Planeación, dependencia que les ha pedido documentación y organización de algunas zonas del barrio para cumplir con este requisito, pero ya han tenido que pasar por tres administraciones y ninguna ha cumplido ni ha dado solución a este problema.

Adicional a los problemas de legalización, la inseguridad los tiene aun más desesperados por la presencia de jóvenes infractores en diferentes horas del día, factor que impide transitar por las calles del sector o enviar sus hijos solos a las tiendas o colegios.

“La inseguridad se está presentando a raíz de que los habitantes de Galicia están volviendo nuestro barrio un botadero de escombros, lo que hace que se esté convirtiendo en escampadero de jóvenes que se la pasan consumiendo drogas, situación de alto riesgo porque en el barrio hay mucho niño pequeño, además la calle 22, que viene desde la autopista y llega a nuestro barrio, se encuentra cerrada y eso también ayuda a que los jóvenes se escondan en esa vía”, agregó Olga Cárdenas, Tesorera de Cagua II Sector.

A pesar de los inconvenientes que han tenido las más de 80 viviendas que hacen parte del barrio Cagua II sector, la comunidad al ver la falta de apoyo de parte de la administración municipal, ha decidido hacer un ahorro desde inicios de este año con la intensión de reunir 25 millones de pesos para construir un nuevo alcantarillado y lograr así la pavimentación de sus calles.