La dirección regional del ICBF hizo el lanzamiento de la campaña cero niños quemados en el departamento, la cual tiene como slogan: Cuando permites que los niños usen pólvora, nada queda para celebrar en estas fiestas.

La campaña tiene como objetivo   evitar que los niños, niñas y adolescentes resulten afectados con pólvora durante la época decembrina y fin de año. El evento se realizó en el parque principal del municipio de  Soacha y contó con la participación de las secretarías de gobierno, salud y educación, la policía de infancia y adolescencia, y la comunidad.

El Instituto de Bienestar Familiar de Colombia hace el ejercicio pedagógico para generar conciencia entre las familias, niños, niñas y adolescentes del país, en este caso en sus 14 centros zonales de Cundinamarca para que la comunidad atienda el llamado de que el uso de la pólvora está proscrito y que los daños y huellas que deja son para toda la vida. «Estamos replicando en Soacha la campaña para que compartamos en familia estas festividades que se aproximan con cero pólvora», dijo Leonardo Chávez, director del ICBF Cundinamarca.

Se hace un acompañamiento con las autoridades administrativas para prevenir lesiones por quemaduras de elementos explosivos, de este modo se invita a la comunidad que denuncie a la línea de atención 141. “El uso, la manipulación y elaboración de juegos artificiales está proscrito a nivel general, solo se permite su actividad a  personas que tengan un carnet que debe expedir los estamentos gubernamentales autorizados para ello. En este sentido está prohibido también para personas bajo los efectos de  sustancias psicoactivas o alcohólicas”.

En el año  2017 hubo en Soacha 15 casos reportados de niños quemados, para el 2018 decreció a 4 y en  este 2019 se espera bajar el reporte a 0.  

¿Qué pasa con los menores de edad que reporten quemaduras por pólvora?

Si se encuentra niños manipulando pólvora, se hace el procedimiento respectivo que es llamar a sus padres, se dicta el proceso de restablecimiento o una amonestación y se integra al entorno familiar. Si los menores resultan  quemados, los padres tienen una sanción pecuniaria devenida de la ley 6070 del 2001 donde se les puede multar hasta con 5 SMLV, y en  casos graves los padres pueden perder la custodia.  

¿Qué pasa con las personas que comercializan pólvora de manera irregular?

Hay una sanción pecuniaria para las personas que tengan licencia o no para vender pólvora a los menores de edad; pueden pagar de 5 a 20 salarios mínimos por cometer el delito, además se incautan los elementos y se hace el sellamiento del establecimiento comercial.

Frente a este tema, el secretario de gobierno (e) Marco García, manifestó que «se están haciendo campañas para que los padres aprendan que la responsabilidad no es de las autoridades municipales, más bien recae en ellos y desde el hogar. Por otro lado hay una unidad móvil que atiende los casos, pero si se observa la venta irregular  se hace la respectiva intervención.  El 2 día del mes de diciembre acudimos al consejo de seguridad para regular la venta de pólvora en Soacha y evaluar el caso de las sanciones que procederán para quienes nos atiendan el llamado”, finalizó.