Han pasado varios días desde las elecciones regionales del pasado 30 de octubre donde se evidenció una feria del voto y una que otra cosita desagradable, y aun hay municipios que no tienen alcaldes electos como La Palma , curules al concejo que todavía no se han ratificado como Bogotá, demandas que van y denuncias que vienen como en Sasaima .


Mientras todo esto pasa en pocos lugares, en la gran mayoría de municipios ya se siente una atmósfera de tranquilidad en donde los “apasionamientos “de algunos seguidores de los candidatos alcanzaron a dividir comunidades e incluso familias, pero poco a poco todo vuelve a la normalidad.

Pero ahora me surge una pregunta, después de tanto derroche económico y logístico por parte de todos los candidatos quienes realizaban brigadas de salud, bingos de manera gratuita con electrodomésticos y mercados, donaciones en efectivo, patrocinio para uniformes de equipos de fútbol, transporte gratuito desde barrios y veredas, conciertos con artistas famosos, visitas casa a casa, celebraciones del día de las madres, del niño, del padre, de la secretaria y hasta del mico y la entrega del famoso TLC (tamal, lechona y cerveza) en cada reunión, ¿qué viene ahora cuando ni contestan el celular?

Pues por lo anterior hago un respetuoso llamado de atención a todos los candidatos que no obtuvieron los resultados deseados en las urnas, a que esa vocación de servicio la mantengan, depronto no con la misma frecuencia e intensidad pero sí con el interés por sus comunidades, y no queden como esos candidatos fulgurantes que solo aparecen pocos meses antes de las elecciones pero que el resto del tiempo se pierden del mapa, demostrando asi que solo tenían un interés personal y no colectivo.

En especial me quiero referir al interés e importancia que se debe mantener por esos pequeños personajes que no votaron, que si los veían por algún canal de televisión automáticamente lo cambiaban, que no tenían interés por escuchar sus planes de gobierno, o que simplemente tenían cosas más importantes por qué preocuparse en vez de pensar en política, esos pequeños GRANDES SERES son nuestros NIÑOS.

Ahora que viene la navidad y las esperanzas de muchos de ellos se encienden por la ilusión de recibir aunque sea un balón o una muñeca de plástico, o en febrero que se reanudan las clases recibir por lo menos un cuaderno y un lápiz y muchas más situaciones cotidianas, enviamos este mensaje a todos los ex candidatos que no es como invitación a demostrarles que las campañas son un paso que se debe hacer para poderle servir al pueblo, pero que si no se puede desde el poder público lo hagan desde otros escenarios y que simplemente se necesita es GANAS DE SERVIR, el resto es costura, para que se genere de esta manera la confianza que la política ha perdido en la gente y asi todos ¡VOLVAMOS A CREER!