Caótico ha resultado el ingreso y la salida del sector de Compartir por las vías que conectan con la autopista. El desorden en la movilidad está siendo generado por la reciente afectación a la transversal 30 y el arreglo de las calles a lo largo del sector conocido como Némesis.


El pasado 10 de febrero de 2015 se dio inicio a las obras de arreglo y pavimentación de las calles que conectan la transversal 30 con la carrera 9 sur, la comunidad residente en el sector argumenta que las obras se han demorado más de lo esperado y consecuentemente se han visto seriamente afectados.

Hasbleidy Rodríguez, residente del barrio Santa Ana, argumentó: “Ya son más de 5 meses que llevan arreglando la vía, entiendo que como en toda obra se levantará tierra y se hará ruido, sin embargo al ser tan prolongada la intervención nos está perjudicando demasiado, puesto que esta es una calle comercial y los propietarios se quejan de pérdidas debido al constante polvero que permanece dentro de los negocios”.

A pesar de los argumentos planteados por la comunidad, reconocen que para los habitantes de Soacha resulta normal presenciar obras demoradas, porque están acostumbrados a que generalmente se presenten inconvenientes durante los trabajos y en otros casos por negligencia de parte de las empresas contratistas.

El ingeniero a cargo de la obra de la calle 14 sur, una de las más largas intervenidas, explicó a la comunidad la razón de los inconvenientes que se han presentado durante los trabajos y que como consecuencia atrasó la entrega de la vía dos meses y el plazo para la culminación de la misma.

“Se nos presentó el retraso por el diseño del acueducto y alcantarillado, los planos que nos suministraron no estaban bien, inconveniente que nos hizo perder mucho tiempo puesto que dentro de las obras está la obligación de hacer la protección de las tuberías y para ello era necesario intervenir adecuadamente el suelo. Una vez superamos el problema agilizamos el trabajo y ahora lo único que falta es pavimentar, ese trabajo estará concluido para el 20 de este mes. Por otro lado, las obras de espacio público y los andenes sí se estarán culminando en dos meses aproximadamente”, aclaró el encargado.

La movilidad del sector se ha visto profundamente afectada debido a la demora en la entrega de las obras, sumado a los inconvenientes presentados en los últimos meses sobre la transversal 30 ya que durante todo el día se presentan embotellamientos en las diferentes vías que permiten la salida y entrada a Compartir.

Se arregló la inundación permanente que se presenció sobre la transversal 30, generada por un caño subterráneo que recibe las aguas del Humedal Tierra Blanca y Maiporé, para ello fue necesario realizar el desagüe de la carretera mediante el destape de los drenajes ubicados a los costados de la vía. Una vez intervenido el inconveniente, quedó un hueco del tamaño de un cráter que obliga a los conductores a optar por vías alternas, encontrándose con vías destapadas y embotellamientos generados por la confusión de otros conductores.

Iván Parra, Edil de la Comuna 1, describió el preciso instante en que se presenciaba un embotellamiento, entre la intercepción de la calle 11 y la carrera 9 sur:

“Observamos un enorme embotellamiento entre la carrera novena sur y la calle 11, en el sector de Némesis, en la conocida esquina de Tropiabastos, esto debido a que la intercepción aún no ha sido asfaltada, sin embargo las perforaciones ya están realizadas. Desafortunadamente, al parecer no se ha tenido en cuenta el Plan de Manejo de Tráfico, lo que está ocasionando caos vehicular porque los vehículos que pretenden ingresar a Compartir se cruzan con los que desviaban para evitar pasar por los inmensos huecos de la diagonal 30, al tiempo que impide a los ingenieros trabajar para terminar de pavimentar la intercepción”, detalló el líder.

Una vez terminadas las obras que están generando caos, se espera que sea intervenida la transversal 30 para reparar el inmenso cráter que dejó la inundación que duró 2 meses sobre la misma.