Gracias a cámaras de seguridad de los cajeros electrónicos, se estableció que dos hombres se dedicaban a bloquear la entrada de las tarjetas para obligar al usuario a pedir ayudar y luego desocupar la cuenta de la víctima.

Los delincuentes operaban en varias localidades de Bogotá. Según el mayor Javier Bello, comandante de la Estación de Policía de Tunjuelito, “llegan al cajero automático, lo alteran y cuando el ciudadano va a sacar su dinero, ellos ofrecen su colaboración. Se ganan la confianza del ciudadano, tanto así que logran hacerse a la clave del usuario y en un momento de descuido cambian la tarjeta», señaló.

Hoy se efectúo la captura de los señalados, a quienes se les encontró varias herramientas en su poder, un vehículo y accesorios para modificar los cajeros. Fueron puestos a disposición de la Fiscalía.

Claramente las víctimas de estos delincuentes piden a los bancos tener más seguridad en los cajeros, porque debe haber un monitoreo constante de las operaciones que hacen los usuarios, además de que se puede notificar siempre que haya una falla con el ingreso de tarjetas.

El llamado también es para que, si usted es usuario de algún cajero, no acceda a recibir ayuda de extraños.