En desarrollo de la estrategia de convivencia y seguridad ciudadana, la Policía Cundinamarca propinó un contundente golpe contra las organizaciones delincuenciales dedicadas al asalto a mano armada de iglesias, al desarticular una red autodenominada ’Los Limosneros’.


Los hechos se presentaron en el municipio de la Peña, ubicado a 140 kilómetros de Bogotá, hasta donde llegaron cinco personas a bordo de un taxi, y luego de recorrer el casco urbano, se dirigieron a la iglesia municipal en busca del sacerdote.

Los cinco delincuentes procedieron a intimidar con arma de fuego al párroco, a quien ataron y amordazaron, despojándolo de joyas en oro y de cerca de dos millones de pesos en billetes y monedas, producto de las limosnas recolectadas en los oficios religiosos.

Los delincuentes huyen del lugar y gracias a la oportuna información por parte de la comunidad, uniformados de la estación de policía de la Peña y de la inspección de Tobia, adelantan el ‘Plan Candado’, donde logran hacerle un cerco a los delincuentes en el sector conocido como El Paso Del Rejo.

La persecución policial permitió interceptar e inmovilizar el vehículo taxi de placas VDP507 y capturar en flagrancia a los cinco delincuentes, a quienes se les encontró e incautó un arma de fuego que habían escondido debajo de una silla y se recuperan las joyas y el dinero que habían hurtado a la iglesia.

Según las indagaciones, las cinco personas conformaban la red delincuencial autodenominada ‘Los Limosneros’, y respondían a los alias de: ‘El Soldador’, ‘El Taxista’, ‘El Maestro’, ‘Llanos’ y ‘La Mora’.

Los capturados fueron dejados a disposición de la Fiscalía seccional de Villeta para que respondan por los delitos de porte ilegal de armas y hurto calificado.