En la misma zona donde hace algunas semanas murió el patrullero de la Policía Jeison Mahecha, en medio de un operativo contra el expendio de drogas en el sector del Bronx, ubicado en el centro de la ciudad, hoy se inaugura el primer Centro de Atención Móvil a Drogodependientes (Camad).


A la inauguración asistirá el alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro, y el secretario de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo. El Camad contará con un equipo integral de profesionales de la salud: psiquiatra, psicólogo, médico, y enfermeros.

La población que será atendida en los Camad son personas en situación de riesgo, exclusión social por altos niveles de dependencia a las drogas, personas vinculadas a actividades delictivas asociadas con el consumo; como el expendio de drogas, personas con enfermedades mentales asociados al consumo de SPA y personas con enfermedades derivadas del consumo problemático.

En los Camad, únicamente se establece el suministro de drogas por prescripción médica y permitidas por la ley, de tal manera que disminuyan la ansiedad del adicto evitando que busque el consumo de drogas como la marihuana, la cocaína, la heroína o el bazuco.

Durante el proceso de la implementación de estos centros, el secretario de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, ha explicado que en algunos casos, drogas como la morfina son suministradas a enfermos terminales, la cual además puede reemplazar los efectos de una sustancia psicoactiva, pero generando un síndrome de abstinencia de la misma.

«En este momento vamos a trabajar con las drogas que están aceptadas, que podemos usar con prescripción médica, que sólo se puede usar por los médicos, que no están disponibles en el mercado y que están controladas» señaló Jaramillo.

Con la implementación de los Camad, el Distrito espera reducir el expendio de drogas, atacar la delincuencia común, disminuir el mayor índice de homicidios y de narcotráfico en las ciudades y evitar que los llamados ‘jíbaros’ continúen induciendo a más jóvenes a las drogas, teniendo en cuenta que en este momento las redes criminales de expendedores de drogas llegan a los colegios de Bogotá para conducir a los jóvenes hacía la drogadicción en un afán por incrementar su negocio.

Es importante resaltar que el argumento jurídico en el que se basa la Administración Distrital, para la creación de los Camad, es el artículo 49 de la Constitución Política, que establece que «el porte y el consumo de sustancias estupefacientes o psicotrópicas está prohibido, salvo prescripción médica», lo que indica que es permitido el consumo de dichas sustancias con el consentimiento de un médico.