Luego del atraco con pistola a un local comercial del norte de Bogotá, los policías llegaron y el ladrón los saludó y pasó derecho.

El asalto ocurrió el pasado 15 de febrero en un local comercial en la calle 127A con autopista Norte de Bogotá. Ciudadanos llamaron a la Policía, pero cuando los uniformados llegaron, el ladrón salió como si nada y saludó tranquilamente a los agentes en las afueras del establecimiento, incluso al observar la escena, muchos ciudadanos se indignaron y señalaron a los miembros de la institución policial de ser cómplices del delincuente.

Después del hecho, unidades de inteligencia de la Policía de Bogotá se propusieron capturar a este individuo y descubrir lo que había pasado, y se determinó que los agentes que llegaron a atender el caso fueron engañados por la habilidad de este delincuente.

Después de hacer seguimiento y analizar horas y horas de grabación, finalmente la policía descubrió que se escondía en una casa de la localidad de Usaquén. De inmediato se solicitó una orden de allanamiento y se ordenó un operativo, pero cuando los uniformados llegaron, el delincuente no estaba.

“Se recuperan 6 equipos celulares y dos computadores, además hay que decir que el delincuente estaba recluido en la cárcel de Picaleña, en Ibagué, allá pidió un permiso por temas de salud y aprovechó para seguir cometiendo ilícitos”, dijo el coronel Quiñonez.

Cuatro días después del asalto, uniformados de la Policía de Suba observaron a un hombre con actitud sospechosa, y al ser requerido sale corriendo hacia el humedal Córdoba. Se lanzó al agua, pero fue capturado.

Al verificar, se trataba del mismo sujeto que había perpetrado el atraco en la calle 127 y que había saludado a los policías.  Fue identificado como Esteban Alejandro Casas, de 37 años de edad, quien fue enviado a la cárcel La Picota de Bogotá.

Foto: Blu radio