Gracias al apoyo de las cámaras de seguridad instaladas sobre la Autopista sur, la Policía de Cundinamarca logró capturar en flagrancia a la banda conocida como Los Expresos, la cual se dedicada al hurto en buses de servicio público intermunicipal.


La captura se dio en el momento en que los delincuentes se repartían el botín que habían obtenido, luego de asaltar un vehículo de la empresa Rápido Tolima que cubría la ruta Bogotá – Ibagué. Todos los elementos, entre objetos personales de valor y dinero, fueron recuperados, mientras que a los delincuentes se les incautaron las armas de fuego con las que intimidaban a sus víctimas.

Estos individuos seleccionaban los autobuses que cubren rutas con destino al sur del país. Allí tomaban servicios como cualquier otro pasajero, y cuando pasaban por el municipio de Soacha intimaban con sus armas a la tripulación del vehículo y a los pasajeros, para posteriormente despojarlos de todas sus pertenencias.

Para este último caso, la banda hizo detener el bus en una estación de servicio ubicada cerca del sector de Ducales, donde eran esperados por un ‘campanero’ que se movilizaba en motocicleta, a quien le entregaron todo lo que se robaron para poder huir del lugar. No obstante, los individuos no se percataron de la existencia de algunas cámaras de seguridad que eran monitoreadas por el Centro Automático de Despacho ubicado en el Distrito Especial de Policía Soacha, desde donde varios uniformados hicieron el seguimiento, que permitió alertar a una patrulla que se encontraba cerca del cuadrante, la cual ubicó y capturó a los cuatro delincuentes:

“Es un caso importante en el que se logra desarticular toda una organización que se hace llamar ‘Los Expresos’, dedicada al hurto agravado de los pasajeros de buses de servicio público. Los delincuentes abordaron este vehículo en Bosa, en el transcurso del viaje hasta llegar cerca de la salida de Soacha, utilizaron unos 30 minutos para asaltar a cada uno de los pasajeros y las personas que se encontraban dentro del automotor. Los 4 sujetos fueron capturados en flagrancia en el momento en que repartían el botín del robo, por lo que logramos recuperar 24 teléfonos celulares, 5 relojes de diferentes marcas y $657.000, además de la incautación de un arma de fuego calibre 38, utilizada por la banda para cometer sus delitos”, explicó el Coronel Flavio Mesa, Comandante de la Policía de Cundinamarca.

Los capturados fueron puestos a disposición de la Fiscalía Seccional de Soacha, a fin de que sean procesados por los delitos de tráfico, fabricación y/o porte ilegal de armas de fuego y municiones, además de hurto calificado y agravado. Estas personas podrían pagar una pena entre 8 y 10 años de prisión en establecimiento carcelario.