Más de 700 millones se invierten para alimentación de la fauna silvestre de los zoológicos del departamento. Hay 2.646 animales que requieren comida.  

Los zoológicos en Cundinamarca no podían escapar de los efectos del COVID-19, por eso la Secretaría de Ambiente del departamento  y la Corporación Autónoma Regional -CAR, idearon la forma para que llegaran los alimentos necesarios a estos lugares donde la afectación de las finanzas ante el aislamiento obligatorio, bajó radicalmente los ingresos para 2.646 animales silvestres, que dependen exclusivamente de la taquilla pagada por cada uno de los visitantes, que es prácticamente la fuente de financiación para la dotación alimentaria de la fauna silvestre. 

En un trabajo articulado entre la Secretaría del Ambiente de Cundinamarca y la Corporación Autónoma Regional – CAR, se entregó  el primer kit de alimentación de 2.244 kilos para los animales de los zoológicos del Bioparque Wakata (Jaime Duque) en Tocancipá, Bioparque La Reserva en Cota, Piscilago en Nilo y Santa Cruz en San Antonio del Tequendama, beneficiando aproximadamente a 2.646 ejemplares de fauna silvestre, en un convenio que tiene un valor de $728`371.525 y que terminará en el mes de diciembre del presente año.

“El propósito es el de apoyar la alimentación de la fauna silvestre durante la emergencia por el Covid-19, ya que por las restricciones de la cuarentena estos parques tuvieron que cerrar sus puertas, dejando la manutención, sostenimiento y atención veterinaria de las especies en un alto riesgo, ya que la mayoría de los recursos con que contaban era posible gracias al valor de las entradas que pagan los visitantes”, dijo la Secretaria del Ambiente, Nidia Clemencia Riaño.

Ante esta situación se sumaron esfuerzos de las instituciones y recursos técnicos, económicos y humanos para contribuir a la atención esencial de los ejemplares de fauna silvestre alojados en los zoológicos de Cundinamarca.

Dentro de los animales silvestres beneficiados estarán: jaguares, osos, tigrillos, grisones, cusumbos, leones, pumas, mapaches, borugos, hipopótamos, antílopes, venados, dantas, bisontes, micos, ranas, tortugas, serpientes, tarántulas, escorpiones, cóndores, búhos, águilas, gavilanes, gansos, flamencos, patos, guacamayas, tucanes, loros, avestruces, pavos reales, entre otros.

“Con esta oportuna respuesta los recursos ya comenzaron a ser utilizados para dotación alimentaria en carnes, pescados, concentrados, granos, suplementos dietarios, frutas, verduras, lácteos, entre otros; adicionalmente se tienen cuatro profesionales que van a estar verificando el estado de los animales, ellos son dos veterinarios, un zootecnista y un biólogo, al igual que todo el acompañamiento de los funcionarios de la CAR y la Secretaría de Ambiente”, finalizó Nidia Riaño.