El próximo domingo 25 de Abril, a partir de las 7:00 a.m., se realizará la 3a. Carrera Atlética: Metámonos un pique, deja el alcohol atrás, encuentro deportivo que durante los últimos dos años ha convocado a cerca de 5.000 estudiantes, profesores, egresados y padres de familia con el objeto de motivar la reflexión de la comunidad sobre las graves consecuencias del alto consumo de alcohol y drogas.


El evento se realizará en el marco del Año Internacional de la Juventud, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y respaldados en el Acuerdo de Voluntades, las universidades, instituciones culturales e instituciones de educación media y superior del país renuevan su compromiso con los jóvenes, promoviendo actividades que buscan fomentar hábitos de vida saludable.

La 3.a. Carrera Atlética: Metámonos un pique, deja el alcohol atrás partirá de la calle 72 con carrera 11 (frente a la Universidad Pedagógica Nacional) hacia el occidente para tomar la carrera 15 hacia el norte hasta la calle 116, terminando en el Parque Córdoba, ubicado en la calle 116 con transversal 56, en un recorrido que comprende 7.5 kilómetros, aproximadamente.

Adicionalmente, este año, las universidades de Villavicencio se han vinculado a este programa a través de la realización de una actividad deportiva, de similares características, en el circuito de la ciclovía de esta ciudad.

Las inscripciones son gratuitas para los estudiantes, docentes y funcionarios administrativos de las instituciones educativas vinculadas a esta iniciativa. Los interesados deben acercarse a la Oficina de Bienestar de su universidad. El costo de participación para particulares es de $5.000 pesos y las inscripciones está abiertas hasta el 21 de abril.

Esta actividad hace parte de la campaña Entornos Académicos y Culturales Saludables, en la que la Secretaría Distrital de Gobierno trabaja en alianza con el sector privado empresarial, gremios, medios de comunicación y universidades, para consolidar conjuntamente un proceso de cultura ciudadana que reafirme el compromiso y corresponsabilidad social y ética de los adultos frente a la necesidad de promover bienestar y brindar protección a los niños, niñas, adolescentes y estudiantes universitarios.