El carril fue activado en el tramo que va desde la calle 166 hasta la 235 con el objetivo de reducir los tiempos de viaje de cerca de 100.000 estudiantes que se movilizan a diario por este corredor y proteger su seguridad vial, especialmente de los menores de edad.

La medida consiste en establecer un carril preferencial para los vehículos que transporten estudiantes y reducir los tiempos de ingreso a las instituciones educativas. Esta medida regirá de lunes a viernes entre las 6:00 a.m. y las 8:30 a.m. sentido sur-norte.

Los estudiantes viajan en cerca de 3.000 rutas escolares hacia 68 instituciones educativas entre colegios, jardines infantiles y universidades ubicadas en el sector del borde norte de la ciudad. El carril funciona con el apoyo permanente de unidades del Grupo Guía de la Secretaría Distrital de Movilidad y unidades de la Policía de Tránsito de Bogotá, quienes ayudan en la regulación y control del tráfico, atención oportuna de incidentes en vía y gestión en puntos críticos.

Los controles por parte de la Policía de Tránsito se reforzarán a lo largo del tramo. La sanción para los conductores que no den prioridad para este carril escolar será de $447.700 y el vehículo podría ser inmovilizado. Gracias a a este esfuerzo, se mejoran las condiciones de movilidad durante las horas pico por esta vía principal.

Estamos en periodo pedagógico durante 15 días, los vehículos particulares aún no conocen la medida, por eso tenemos al equipo de Gerencia en Vía en estos puntos para ayudarnos a guiar a la gente”, afirmó Leonardo Vásquez, subsecretario de Gestión de la Movilidad.