En el operativo de desalojo de más de 300 familias ubicadas frente al barrio Villa Juliana, los medios locales fueron censurados y la orden explícita fue ‘no dejar entrar periodistas’.

Funcionarios de la Secretaría de Gobierno, Policía y la misma Inspectora de Policía, aseguraron que la orden la dio el secretario de Gobierno Danny Caicedo. “Que pena amigo, pero el Secretario dio la orden de no dejar entrar periodistas. No pueden grabar ni trasmitir”, dijo uno de los contratistas vestidos con chaqueta negra y avisos institucionales de la Alcaldía.

Como si se tratara de una visita presidencial y de un personaje de los más cuidados del mundo, todas las entradas y los alrededores del sitio del operativo estaban custodiados ‘hasta los dientes’ por Policía, Esmad y Ejército.

A los periodistas de Radio Rumbo, Periodismo Público y Diario de Cundinamarca se les impidió el ingreso. “Esa es la orden del secretario, no pueden entrar”, insistían los funcionarios de la Secretaría de Gobierno.

Finalmente, y debido a la pericia de los periodistas y después de dar vueltas, lograron ingresar a captar imágenes y recoger testimonios de los afectados.  Adentro el panorama era desolador: niños llorando, rostros de preocupación e indignación, ancianos con una mirada profunda de desesperanza y madres clamando ayuda, fueron algunas de las escenas que se captaron.

Testimonios de los afectados:

“Llegaron esta mañana y nos dieron como una hora para sacar lo que teníamos, se nos perdieron varias cosas, quedamos en la calle, sin nada, apenas mirando qué hacer. Yo perdí la nevera, un cilindro, una cama y otras cosas, además quedó mucho niño desamparado”, dijo Michael.  

Jorge Cuello: “El alcalde se presentó con engaños diciendo que nos iban a ayudar y nada. Nos tocó sacar nuestras cositas corriendo con niños, mujeres, nos trataron como perros.  Yo perdí todo el material que tenía como cemento, arena y varilla porque soy maestro de construcción”.

Marlon: “No sé qué hacer, para dónde coger, estoy en la calle con lo poco que logré sacar…”.

Helena: “Nos sacaron inhumanamente, nos violaron los derechos humanos, nos sacaron como animales, fuimos decentes con todos, pero nos sacaron como lo peor, tengo dos niños y tuve que sacarlos a la madrugada, ahora no tengo a dónde ir”.

Este medio insistió en hablar con el secretario de Gobierno Danny Caicedo para conocer la voz oficial del operativo, pero no dio la cara.  La Alcaldía simplemente se limitó a enviar un comunicado y publicarlo en su página, no dio explicaciones y nunca se supo si en verdad el operativo se hizo de manera sorpresiva y se llegó atropellando a las 300 familias que estaban asentadas frente a Villa Juliana. 

Comunicado de la Alcaldía de Soacha:

“Más de 300 cambuches ocupaban desde el mes de noviembre del año pasado un lote privado y otro perteneciente al Ministerio de Vivienda generando problemas de seguridad y sanitarios en la comuna uno. La Administración Municipal brindó a los invasores dos avisos previos de desalojo además de la oferta institucional que ofrecen las secretarías de Gobierno y Desarrollo Social.

En el proceso de desalojo participaron Policía y Ejército Nacional, ESMAD, además de todos los entes de Derechos Humanos como Personería, Contraloría, Migración Colombia y Policía de Infancia y Adolescencia.

«A estas personas se les brindó un proceso administrativo que contempla el código de Policía, se realizaron avisos previos y audiencias que hoy nos permiten recuperar un lote invadido por el microtráfico y que hoy la ciudadanía nos agradece por desalojar.»: mencionó Danny Caicedo, secretario de Gobierno de Soacha.

Periodismo Público rechaza contundentemente la actitud de la Alcaldía de Soacha al censurar el trabajo de la prensa y se solidariza con los demás medios locales a quienes se les impidió su libre ejercicio periodístico. El secretario de Gobierno no puede tomar actitudes represivas con la prensa y mal hace al violar lo contemplado en los artículos 20 y 73 de la Constitución Política de Colombia.