De los 47 municipios más afectados, según el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, 6 se han declarado en calamidad pública.

El mismo gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, lideró una reunión con la Unidad de Gestión del Riesgo del departamento y allí se declaró la alerta roja en todo el departamento y la calamidad pública en los municipios de Sasaima, Caparrapí, Tena, Fusagasugá, Anolaima y Suesca por ser los de mayor afectación debido a deslizamientos e inundaciones a causa de la temporada de lluvias.

Para los 47 municipios afectados intensamente por las lluvias, se realizará el alistamiento de la Unidad Administrativa Especial De Gestión Del Riesgo De Cundinamarca (UAEGRD) y el CDGRD para responder frente a posibles emergencias.

63 municipios, en donde las lluvias no son tan intensas, se decretó la alerta amarilla, por esto recibirán el monitoreo permanente y la preparación para la respuesta por parte de la UAEGRD frente a posibles riesgos.