Ante la negativa de aproximadamente 70 familias de estos dos barios de la comuna cuatro de abandonar sus viviendas por el inminente deslizamiento que según las autoridades se producirá en la zona, la Administración municipal advirtió de nuevo el peligro que implica quedarse y ve con preocupación que se presente una posible tragedia.


Así las cosas se hace un llamado a las familias que aun no han evacuado estas zonas, pese a las advertencias de los organismos de emergencia, para que salgan cuanto antes de este sector que se encuentra en alerta máxima.

Según el CLOPAD (Comité Local de Atención y Prevención de Desastres) se ha adelantado un trabajo de notificación a los habitantes de estos puntos de emergencia por parte de inspectores de policía y se ha advertido del inminente peligro en el que habitan constantemente, ya que el deslizamiento es permanente y que sumado al aumento de las lluvias, provocaría una tragedia sin precedentes.

Se trata de 70 familias aproximadamente, que se niegan a abandonar sus viviendas pese a que la Administración Municipal ha ofrecido subsidios de arrendamiento y posibilidades de reubicación provisional en albergues, situación que ha captado toda la atención por parte de las autoridades.

Más de la atención por el invierno en Soacha

De las tareas que se adelantan en estos momentos por parte de las autoridades frente a la afectación por los aguaceros de los últimos días, se destaca el trabajo en varios sectores con la limpieza de lodos, la construcción de vallados en zonas de ronda de los ríos y la recuperación de vías.

1. VEREDA BOSATAMA, CORREGIMINETO DOS: Con el apoyo de las autoridades de Policía Nacional y Ejército, así como de la CAR, la Administración Municipal inició ayer la colocación de lonas en la ronda del río Bogotá que aumentó sus niveles en este punto.

2. LIMPIEZA DE LODOS: Se iniciará la limpieza de lodos en las vías de los barrios afectados, así como el dragado en algunos puntos de los ríos Soacha y Tibanica.

Las autoridades continúan atentas ante cualquier novedad frente al recrudecimiento del invierno, apoyándose además en los sistemas de alerta organizados desde las mismas comunidades.