La fundación Sahaja Yoga Colombia ha trabajado durante más de 25 años en el país recorriendo los departamentos y municipios en pro de brindar a los habitantes un beneficio que les permita encontrar la manera de lograr espacios tranquilos, formados desde la introspección y la canalización de energías mediante esta disciplina.


El yoga actúa en el cuerpo y en los pensamientos de la persona desde que empieza a trabajar un ejercicio de concentración, que es motivado por música que busca centrar la mente para que el involucrado halle un punto de tranquilidad que le permita despejarse y conectarse con aquello que produce descanso y relajación.

Carlos Gómez, instructor de yoga, describió los resultados de su trabajo a través de diferentes instituciones ubicadas en diferentes sitios del país:

“Recorrimos gran parte del país en una camioneta van, en la que viajábamos con un grupo de músicos y cada vez que llegábamos a algún sitio hacíamos conocer nuestra iniciativa, principalmente en las instituciones educativas, donde identificábamos tensión entre los compañeros. En varios casos los profesores argumentaban que la situación resultaba insostenible en el aspecto de convivencia, entonces con el ejercicio pedagógico realizado a través del yoga, los jóvenes se identificaron a sí mismos y al lograr dicho resultado en la mayoría, gran parte de la normalidad regresó al plantel y los espacios de los muchachos también les permitió estar mucho más cómodos en el ambiente escolar”, relató.

Según Carlos Gómez, Soacha no podía ser la excepción del programa de yoga que han estado desarrollando en el país, ya que el municipio es la reunión y la viva representación de toda Colombia, porque reúne todas las culturas, todos los contextos y así mismo todos los problemas que aquejan a las diferentes regiones de la nación.

“Hemos escogido Soacha porque notamos que aquí hay un gran potencial para el yoga, dicho potencial se evidencia en la situación de muchos residentes, quienes manifiestan estar pasando por acontecimientos complejos que afectan su integridad física, su ánimo y su economía, razón que genera en las personas una motivación para buscar alguna solución o alternativa y así subsanar su situación”, explicó Gómez.

De acuerdo con el instructor, a través del yoga están mostrando a las personas que se puede volver a renacer, a florecer y a vivir mediante un ejercicio de introspección que le atribuirá de nuevo el ánimo para desarrollar sus actividades y quehaceres diarios, como si tuviese la energía de cuando comenzó, lo que le permitirá también mejorar su entorno de trabajo y comunicación con otros individuos.

“El principal objetivo en Soacha es aportar de forma directa al cambio del mundo y de la situación de cada persona, para construir desde el mismo ser entornos y espacios más pacíficos dentro de los barrios, que ayuden a la formación de un futuro que aporte al desarrollo del municipio. Sin embargo, al tener en cuenta que cada cabeza tiene sus propias ideas y su propio mundo, cabe resaltar que esta iniciativa busca poner en paz el interior y los pensamientos del involucrado”, resaltó.

Las clases de yoga impartidas por la fundación Sahaja Yoga, que se están llevando a cabo en Soacha, están abiertas para toda la comunidad de forma gratuita en la Casa de la Cultura los días martes y jueves de 5 p.m. a 6 p.m., así mismo la persona o institución interesada en llevar a cabo el ejercicio en su entidad, puede comunicarse directamente con el instructor al número 3224521218 o al correo electronicoluiscarlos10088@yahoo.es.