Una serie de cobros excesivos e injustificados denunció la comunidad de este sector de la comuna cuatro, que desde hace unos meses se ha visto perjudicada por los incrementos paulatinos que la EAAB ha hecho en la facturas del recibo del agua sin causa o motivo aparente.


Aunque la tarifa que actualmente están pagando en el sector por este servicio es relativamente económica ($15.500 en promedio), los vecinos han rechazado la forma como se han realizado los incrementos, teniendo en cuenta que, según afirman, en cada factura les aumentan el valor pagado, y que en la zona no hay alcantarillado ni contadores que permitan establecer la cantidad de agua que se está consumiendo, y por ende en valor que se debe cobrar.

“Le han subido mucho al recibo del agua, y a pesar de que aquí hay mucho desperdicio, todo nos lo cobran a nosotros, eso no es justo. Lo correcto es que nos dejen la tarifa mínima que uno consume, sobre todo para personas que vivimos solas y no gastamos mucha agua. Es necesario que nos reduzcan el precio de la tarifa. En mi caso por ejemplo, se cobraba un promedio de $3000, después $8000, y así le han ido subiendo paulatinamente, al punto que ya vamos en más de $15.550. Nosotros no tenemos alcantarillado, ni buenas redes de acueducto, pero aun así nos están cobrando más de lo que se debería”, explicó Blanca Ayala, habitante de Ciudadela Sucre.

“Cada tres meses están haciendo incrementos de $3.000 en la factura, en un principio pagábamos cerca de $4.500 y después de que se logró un acuerdo con la EAAB, se estableció que el cobro no iba a superar los $8.000, pero vemos que hoy ya vamos en más de $15.000, porque se hizo un incremento injustificado sin tener en cuenta a la comunidad. Si cada dos o cuatro meses le van a subir a la tarifa, se debe tener en cuenta que acá no hay alcantarillado, que las calles están destrozadas y que las redes que tenemos no son las mejores, para ver si es justo ese cobro que nos están haciendo”, expresó Emérita Díaz, líder comunal de Ciudadela Sucre.

A propósito de lo anterior, hoy en la mañana se realizó un taller con funcionarios y representantes de la EAAB, en el cual la comunidad pidió explicaciones de la forma como se está realizando el cobro de la factura del agua, pues aseguraron no entender qué elementos se están teniendo en cuenta para realizar el cobro de la tarifa, haciendo referencia al macromedidor que está instalado en Tibanica, desde el cual se realiza medición de todo el agua que se consume en Ciudadela Sucre. Según los vecinos, los datos arrojados por este medidor son la base del cobro que se realiza en la zona, es decir que se factura sobre los 22 metros en cada vivienda, a pesar de que en las casas no hay contadores, y por lo tanto no se sabe con exactitud cuánto se factura en cada predio.

“Es imposible que en una casa con dos o tres miembros se gaste 22 metros de agua al mes, tampoco podemos aceptar que nos van a cobrar sobre los 28 metros, como es la intensión que se tiene. La EAAB dijo que se hará una revisión para ver qué se puede hacer para que no se incremente más la tarifa, de todos modos la comunidad va a hacer una carta para reclamar por esta inconsistencia”, señaló Díaz.

“Pues la EAAB manifiesta que la tarifa se va cobrar sobre los 28 metros, pero nosotros les hicimos la observación de que el macromedidor fuera subido hasta la parte alta, para que pueda haber una mejor condición de medida, dado que el servicio está muy caro, y lo malo es que no hay exactitud de cuánto se está consumiendo”, concluyó José Fernández, Presidente de la JAC del sector Las Margaritas de Ciudadela Sucre.