Con recursos de la misma comunidad de este humilde sector de la comuna cuatro se construyó un pequeño CAI que en adelante será el epicentro de la seguridad para los habitantes del barrio.


feria-5.jpg

Fueron dos meses que duró la construcción del CAI y aunque su aspecto no es similar a los que tradicionalmente pone al servicio la policía, es un logro importante ya que servirá de escenario para que los agentes asignados se protejan del sol, el agua y de los mismos delincuentes, además que se convertirá en el espacio de atención a la ciudadanía.

El CAI fue entregado a la Policía por la comunidad y por el mismo alcalde Ernesto Martínez, quien exaltó la pequeña obra, no tanto por el volumen de su construcción, sino por el significado de esfuerzo, unión y perseverancia. “Es una muestra del mérito que tiene una obra como esta cuando es realizada por la misma comunidad, creo que es una flor que se siembra en un terreno árido en donde no es costumbre que las comunidades se comprometan tan directamente en la solución de los problemas y particularmente el de la inseguridad. Por eso quisimos estar presente el día de hoy, por lo que eso representa, por lo que es un ejemplo hacia todo el municipio; comunidades humildes pero trabajadoras demuestran que son capaces de hacer obras de esta naturaleza”, manifestó el mandatario.

Ayer mismo entró en funcionamiento el pequeño CAI y se espera que la policía asigne tres o cuatro agentes profesionales para que la labor sea mucho más eficiente y efectiva hacia la comunidad.

“Este CAI ha sido construido con recursos de nuestra misma comunidad y el apoyo decidido de la Junta de Acción Comunal, y aunque nos demoramos un poquito por falta de recursos, hoy nos sentimos orgullosos por este importante logro”, agregó Ana Isabel Ardila Porras, integrante de la Junta de Acción Comunal del barrio Villa Sandra.

Inseguridad, falta de rutas y mal estado de la malla vial

Los atracos y robos constantes son uno de los mayores dolores de cabeza para la comunidad de Villa Sandra. Fue por esto que sus habitantes le pidieron al alcalde ayuda para colocar tres luminarias que faltan, precisamente en el sitio donde los colectivos dejan a la gente.

“La oscuridad siempre ha sido la mampara de la delincuencia, por eso hoy hemos hecho el compromiso de colaborar con las luminarias que la comunidad nos ha solicitado para que el factor de inseguridad disminuya, especialmente en la zona por donde llega el transporte colectivo”, sostuvo el alcalde.

Pero los habitantes se quejaron también de la falta de rutas de transporte debido a que sólo la empresa Cootransucre presta el servicio. “No tenemos transporte, nos dejan tirados en la arenera, no entran al barrio y como nos toca caminar bastante, por eso se presentan atracos y robos. Los colectivos casi no pasan, vienen muy llenos y hay mucho peligro en estas lomas”, aseguró Ana Isabel Ardila.

Entre tanto el tesorero de la JAC, Faustino Vanegas, denunció que en varias ocasiones las autoridades municipales y los mismos transportadores han adquirido compromisos que solo han quedado en el papel porque nunca se han cumplido.

“El 27 de octubre tuvimos una reunión en la Casa de la Cultura con todos los gerentes de las empresas de transporte público de Soacha, nos prometieron más rutas para Villa Sandra, pero ninguna cumplió. Se adquirió también el compromiso de pavimentar una vía que nos conecta con otros barrios y tampoco. Todo sea quedad en palabras”, advirtió el tesorero.