ReSa – CuNa es el nombre del proyecto desarrollado por Acción Social de la Presidencia de la República, en el cual centenares de familias desplazadas residentes en Soacha se dedican a producir alimentos con productos naturales, los cuales fueron exhibidos y degustados en el marco de la segunda Feria de Sabores y Saberes realizada el pasado sábado en Ciudadela Sucre.


INTERCOEGIADOS-SOACHA-

INTERCOEGIADOS-SOACHA-

ReSa (Red de Seguridad Alimentaria) CuNa (Culinaria Nativa), es una iniciativa que se desarrolla desde el 20 de agosto de 2010 por intermedio de Fundaset (Fundación para el Desarrollo Agrícola, Social y Tecnológico), donde el propósito principal es mejorar los hábitos de nutrición en la gente para ayudar a prevenir varias enfermedades, teniendo en cuenta los tres grupos alimenticios: Carbohidratos, lípidos y proteínas. Este proyecto se ejecuta a partir de tres encuentros: en el primero se convoca y se les explica a los participantes en qué consiste, se hace una caracterización y una línea base donde se conoce un poco los hábitos alimenticios de los participantes para finalizar con la evaluación de lo aprendido. Los siguientes son capacitaciones en ‘Culinaria Nativa’ de diferentes regiones, donde la gente aprende a manejar todos los alimentos, buenos hábitos de higiene, manipulación y técnicas culinarias, entre otros.

“La primera feria se llevó a cabo el 8 de diciembre pasado y junto a esta tenemos el propósito de que nuestros participantes muestren lo que han aprendido y demuestren que el esfuerzo que está haciendo el Gobierno Nacional y las instituciones no es en vano, pues varias veces se ve que el trabajo no muestra mayores resultados, pero para nuestro caso todo ha sido excelente. Tenemos cuatro líneas de acción que son ReSa rural, ReSa urbano, ReSa cuna y ReSa maíz y fríjol; las 1.200 familias que hacen parte del proyecto y las 200 personas que estuvieron presentes hoy participan en Cuna y con ellas estamos terminando un proceso, esperando generar un nuevo proyecto y determinar qué otra población podemos vincular más adelante”, explicó Juan Pablo Córdoba, Profesional de Nutrición de Fundaset.

Caracoles para la salud y la alimentación

Dalila Arango fue una de las personas que participó en la actividad, ella presentó a todos los asistentes su proyecto base en el cual trabaja la baba de caracol para fines medicinales y alimenticios.

“Esos animalitos se pierden en la hierba y sucede que uno no se da cuenta de los nutrientes que tiene o para qué nos pueden servir. Los caracoles nos pueden curar enfermedades y eso lo he podido confirmar con la extracción de su baba con la cual se puede tratar la vena várice, las manchas en la piel y la resequedad. Yo misma sufro de vena várice desde hace más de un año, me iban a operar, pero con la baba la pierna se ha desinflamado y me estoy curando. Para el alimento también se puede utilizar, porque uno coge el caracol y lo mete entre vinagre, él se sale del caparazón y la larva queda sola, entonces a esta se le echa limón y se le aplica sal, lo que produce una mantequilla o aderezo que se fríe y se puede comer con el arroz quedando con un sabor delicioso, aunque claro está que se puede usar con todo tipo de alimentos como saborizante”, concluyó Arango.

Artículo relacionado: 2909