Muchos no entienden por qué en medio de la peor crisis de salubridad y con marchas y aglomeraciones, el Distrito autorizó la reapertura de todos los sectores.

Este martes la capital abre de manera total el comercio, una excelente noticia para quienes han pasado dificultades económicas y necesidades por más de 15 meses de cuarentenas y medidas restrictivas por la pandemia del coronavirus, pero una medida preocupante por la difícil situación de la capital debido a la elevada ocupación de camas UCI y las constantes manifestaciones en medio del paro nacional.

Para vendedores y propietarios de negocios es una excelente noticia, aunque les preocupa el alto número de contagios y muertes por COVID-19, y las manifestaciones que se convierten en focos de contagio.

“Para nosotros es una excelente noticia, pero esos muchachos que salen a marchar deberían entender que con las manifestaciones están contagiando a la gente. Por Dios, hay que frenar eso, pero pareciera que es lo menos que les preocupa”, dijo Ángela Quijano, vendedora informal de Kennedy.

La reapertura se da justo en un momento donde la ocupación UCI supera el 98% en medio de aglomeraciones frecuentes por las manifestaciones del paro nacional.  “Uno no entiende a la alcaldesa, debió haber esperado unos 15 días que el pico bajara y con la esperanza que el paro se termine, pero en este momento es una locura”, dijo Abraham Cancino, residente de Suba.

 Finalmente, el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, dijo que la pobreza y la necesidad de trabajar obligaron a que se reabra la economía en la capital, e insistió en una reapertura responsable con protocolos de bioseguridad y todos los cuidados necesarios para evitar que los contagios se propaguen.