Dicen que en nadie hay que confiar y tristemente es así. A una pareja la robaron por ayudar a una humilde mujer que les pidió apoyo en un sector de Soacha.

Era jueves de la semana pasada y el reloj marcaba las 7:45 p.m. Jairo y Maira(*) caminaban cerca del hospital Cardiovascular, en la comuna cinco,  hacia un supermercado a comprar lo del desayuno y otras cosas para el día siguiente, pero cuando pasaban cerca de un caño, una humilde mujer les dijo que le ayudaran a cargar una lona con algunas cosas adentro, parecía mercado.   

Jairo no le vio problema, se echó la lona al hombro y avanzó más de media cuadra por donde le indicó la mujer, pero de un momento a otro aparecen cuatro delincuentes con armas blancas y los atracan.

“Yo llevaba la lona que pesaba menos de una arroba cuando dos tipos se me atraviesan y me dicen que la tire al piso y que les dé los celulares y la plata. Del susto la descargué y cuando miré hacia atrás, otros dos tenían a mi esposa”, narró el hombre.

De acuerdo al relato, los delincuentes estaban muy agresivos, los esculcaron y les quitaron los celulares y la plata del mercado. “Inicialmente pensamos que la mujer no tenía nada que ver, pero luego que nos robaron y nos insultaron, uno de ellos le dijo: vamos doña María, y cogió la lona y se fueron rápido hacia el lado de la iglesia, mientras dos de ellos nos seguían amenazando”.    

Maira y Jairo quedaron en shock del susto, aunque afortunadamente su integridad no se vio afectada, pero muy conmovidos porque aseguran que nunca los habían robado.

“Desafortunadamente no se puede confiar en nadie, uno peca de inocente y mire lo que nos pasó. Ya no se puede creer ni en la gente humilde”, puntualizó Jairo.

(*) Nombres cambiados por seguridad