Los atracos y la inseguridad ya hacen parte del ambiente cotidiano del barrio Rincón de Santa Fe a raíz de la irresponsabilidad de la Concesión Bogotá-Girardot que quitó algunos postes de iluminación, generando caos y confusión entre sus habitantes.


Al constante tráfico de vehículos que circulan a cualquier hora del día en Rincón de Santa Fe, se suma ahora un nuevo problema que los residentes de este sector de la comuna tres aseguran no se presentaba anteriormente y del cual expresan que ahora son los “paganos”. Se refieren a la ausencia de luminarias en las vías internas del barrio, lo que ha disparado los casos de inseguridad ciudadana y vial.

De acuerdo a algunos vecinos, fueron funcionarios de la Concesión Bogotá-Girardot quienes en su afán de terminar las obras de construcción del puente vehicular y de la avenida Terreros, decidieron dejar sin luz este sector en el que sus residentes antes disfrutaban del servicio y ahora viven un tormento cada vez que desean ingresar o salir de sus viviendas, sobre todo en horas de la madrugada y de la noche.

“Yo tengo que salir temprano hacia mi trabajo y la verdad me da miedo porque a veces no tengo quién me acompañe, entonces me toca conseguir un palo y encomendarme a Dios para que no me pase nada. Lo que pido, al igual que todos mis vecinos, es que por favor coloquen la iluminación porque es un bien para todos nosotros y con el cual se puede evitar los atracos”, expresó Diana Londoño, quien trabaja en Bogotá.

“Yo tengo que salir a llevar a mi hijo para que coja el bus y pueda irse a estudiar tranquilamente porque ya me lo han intentado atracar dos veces. Como la zona es oscura, todos nos exponemos más a que nos roben. Sin embargo, el único problema no es sobre la Avenida Terreros, ya que al interior del barrio tampoco hay iluminación y el peligro aumenta más con esa cantidad de carros que ahora pasan por aquí, entonces cualquier persona puede ser atropellada”, enfatizó Ismael Urrego, comerciante de Rincón de Santa Fe.

Al indagar con Oswaldo Ávila, presidente de la Junta de Acción Comunal, explicó que la concesión removió una totalidad de seis postes en cumplimiento a las obras que se venían adelantando desde hace aproximadamente dos años. Además aseguró que se comprometió a entregar en mejores condiciones el sector, cosa que no ha ocurrido y que ya agotó la paciencia de los habitantes.

“La Concesión ha hecho caso omiso a pesar de habérsele enviado en repetidas ocasiones oficios que reflejan el clamor de la comunidad para que colaboren y contribuyan con la terminación del alumbrado público. Estamos haciendo un intento por última vez a ver si la Concesión los instala como es jurídicamente su obligación. Si no instala la postería que hace falta, nos tenemos que ver avocados a presentar una tutela porque se le está faltando al respeto no solo a la comunidad, sino también a la ejecución del contrato”, señaló el líder comunitario.

De igual manera, Ávila indicó que esta es una medida que se está pensando hacer en consenso con los líderes comunales de los barrios aledaños al sector, teniendo en cuenta que es una importante cantidad de personas las que se ven afectadas con estas irresponsabilidades. De igual modo, reconoció que en esta ocasión Sociluz no tiene el grado de responsabilidad que muchas personas piensan, por tal motivo hizo un enérgico llamado para que la ANI ponga la cara y cumpla con la totalidad del contrato.

“Queremos que se haga extensivo el compromiso que tiene la Concesión para que deje las obras completas e instale el alumbrado público que hace falta, porque ellos fueron los primeros que acabaron con la tranquilidad y ahora le están sacando el cuerpo a la responsabilidad que tienen con la comunidad”, exigió el dirigente comunal.