Eran cuatro delincuentes los que rompieron los vidrios de la camioneta, pero el conductor iba armado y disparó contra ellos.

Cuadros delincuentes que se desplazaban en bicicleta rompieron los vidrios de una camioneta de seguridad privada para hurtar pertenencias, pero no contaban con que la persona que conducía, iba armada. Al momento del atraco, el conductor disparó y mató a uno de los sujetos, otro fue aprehendido por la comunidad y dos escaparon.  

Según el coronel Wilford Méndez, comandante operativo de seguridad No. 4 de la Policía de Bogotá, los hechos se presentaron en pleno mediodía del miércoles, en la avenida NQS con calle 12 sur.

“Con la modalidad de ‘rompevidrios’ intentaron robar a un ciudadano, este portaba un arma, disparó sobre las personas que intentaron atracarlo, causándole la muerte a uno de ellos. La comunidad aprehendió a otro de los delincuentes y otros dos emprendieron la huida”, dijo el coronel Méndez.

Pero en el hecho sucedió algo inesperado. Luego de la muerte del delincuente, la policía se demoró en llegar y según relató un testigo, dos de los cómplices regresaron y, haciéndose pasar por primos de la víctima y lamentando la situación, se acercaron al cuerpo, sacaron un paquete del pantalón, y huyeron. Al parecer se trataba de dinero producto de los robos hechos durante el día.

Finalmente, el mismo coronel Méndez confirmó que otro de los presuntos ladrones fue “aprehendió por la comunidad que presenció los hechos”.