Conflicto en Cascajal por posible desinstalación de una carpa

Rechazo total al posible retiro de una carpa ubicada en la entrada a la vereda Cascajal manifestaron los habitantes de este sector del corregimiento dos de Soacha. El conflicto se originó debido a que el municipio piensa retirar este elemento que durante años ha servido como paradero, refugio y paraje turístico, para instalar allí una valla informativa.


La vereda Cascajal se ha caracterizado por tener algunos de los más importantes destinos turísticos de Soacha, gracias al ecosistema de bosque de niebla que allí se ubica, la existencia de la Reserva Ecoturística Boquemonte y una parte del Parque Natural Chicaque. Quienes han tenido la oportunidad de visitar Cascajal, desde hace aproximadamente 20 años han encontrado a la entrada del lugar una carpa que se ha convertido en referente de la zona, gracias a la utilidad que ha prestado a los habitantes y a las personas que visitan el sector.

De acuerdo a lo anterior, vale la pena decir que la carpa en mención es utilizada por deportistas y turistas como zona de descanso, por los adultos y los niños como paradero para ir a sus lugares de trabajo y a la escuela, por los transeúntes que se refugian allí del sol y de la lluvia, e incluso para la Policía durante las operaciones éxodo y retorno.

En ese orden de ideas, el conflicto radica en que por parte de la Alcaldía Municipal se ha solicitado el retiro de la carpa para despejar el sitio e instalar allí una valla informativa institucional. Así consta en un oficio enviado por la Secretaría de Planeación el pasado 22 de junio del 2015, en el que se informa al Corregidor Dos del municipio, Jaime Rondón, lo siguiente:

“Me permito comunicarle que la Administración Municipal tiene prevista la instalación de un aviso institucional en el predio con Cédula Catastral 000000130016000, entrada vereda Cascajal. Al momento de la visita previa realizada por funcionarios de Planeación, se pudo evidenciar la ubicación de una carpa y amoblado como sillas y mesas, ocupando ilegalmente dicho predio. Por lo anterior, me permito solicitarle respetuosamente tomar acciones tendientes a la recuperación de la zona para efectuar los trabajos de ubicación del aviso”.

Respecto a lo anterior, vale la pena recordar que la entrada a Cascajal, el punto donde está situada la carpa, se ubica en el tramo vial departamental Mondoñedo – Indumil – Soacha, que hace parte del corredor vial administrado por el Consorcio Devisab (Concesionaria del Desarrollo Vial de la Sabana), y cuya titularidad pertenece al departamento de Cundinamarca, a través del Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU), que con relación al conflicto generado por la ocupación del espacio solicitado por la Alcaldía para la ubicación de la valla, expidió la resolución No 182 de 2015 ‘Por la cual se fija el procedimiento para el otorgamiento de los permisos para el uso, la ocupación y la intervención temporal de la infraestructura vial carretera’, concesionada por esta entidad.

Es decir, al ser un espacio que está dentro de una vía de carácter departamental, cuya propiedad es de la Gobernación de Cundinamarca, cualquier obra u ocupación que tenga injerencia con dicho corredor deberá contar con el permiso otorgado vía Resolución, por parte del departamento, lo que significa que ni la Alcaldía ni el Consorcio Devisab, tienen la potestad para determinar cómo disponer del espacio objeto del conflicto.

No obstante, en una nueva comunicación enviada el pasado 3 de septiembre por el Secretario de Planeación, Orlando Ramírez al Corregidor Dos, se reitera la solicitud para “el desmonte inmediato de la carpa y demás elementos que se encuentran ubicados en el sector vereda Cascajal del Corregimiento 2 del municipio (…)” Sin embargo en uno de los partes del mismo oficio, el Secretario de Planeación manifiesta que:

“Así mismo, aclaramos que este despacho en ningún momento del transcurso del año en curso, ha enviado oficios de ninguna índole a los dignatarios de la Junta de Acción Comunal de la vereda Cascajal, manifestando el retiro de la carpa en mención para posteriormente poner una valla institucional”.

Haciendo una síntesis de lo sucedido, se entiende que ni el municipio ni la concesión vial tienen potestad para determinar qué uso se le debe dar al espacio ocupado por la carpa. En ese sentido, la carpa también estaría ocupando irregularmente el espacio. Sin embargo, se evidencia una contradicción por parte del municipio, porque si bien en un primer momento se solicitó el retiro de la carpa para instalar una valla institucional sin que aparentemente tenga las facultades para hacerlo, posteriormente reiteró la solicitud para el retiro de la misma, negando que haya intención alguna para instalar dicha valla.

Esto ha generado confusión e incertidumbre entre la comunidad, pero más que eso, molestia porque a pesar de la descoordinación y la falta de claridad en la información manejada entre las autoridades, se les ha manifestado que en efecto, la carpa será retirada:

“Nosotros estamos inconformes debido a que esa carpa lleva casi 20 años en este lugar, sirviendo como paradero de los niños que van a la escuela y para toda la comunidad, no sólo de la vereda sino de quienes pasan por el lugar. Devisab mandó a unos ingenieros que vinieron y atendieron nuestra inquietud, pero ellos en ningún momento nos están pidiendo que la retiremos, aunque el municipio nos dice que si no la levantamos, nos la retiran con la Policía. Ellos niegan el primer oficio que nos trajeron, ya vinieron en dos ocasiones y nos han traído dos cartas diciéndonos que la quitemos inmediatamente. En la última respuesta que nos dieron hace unos días, aseguran que ellos no han enviado nada, pero se están contradiciendo. Lo que nosotros decimos es que si nos toca embellecer y arreglar la carpa, estamos dispuestos a hacerlo por nuestra propia cuenta para que no la quiten”, expresó Carmen Suárez, habitante de Cascajal.

“Estamos inconformes por la sencilla razón de que esta es una carpa que nos está prestando un servicio en las mañanas para los niños que van a la escuela, pues ellos esperan ahí la ruta debido a que el municipio no tiene una escuela aquí y ellos tienen que ir a estudiar al municipio de Bojacá. Además, el turista viene aquí para refugiarse del sol y de la lluvia, y esta es una zona de descanso. Para muchos nos ha servido esa carpa desde hace unos 20 años, no sé por qué ahora quieren quitarla y quién será el interesado en hacerlo. Si nos la quitan, necesitaríamos un puesto donde los niños esperen su ruta, donde el pasajero espere el transporte y muchas otras cosas más que nos hacen falta”, agregó Procopio Martínez, Presidente de la JAC de la vereda Cascajal.

“Nosotros no queremos que se quite esta carpa por la utilidad que siempre nos ha dado en momentos de lluvia, de sol y de viento. Este lugar es escarpado y no hay ningún otro sitio donde uno se pueda refugiar si está esperando un bus, además si llega a haber alguna eventualidad con el clima, no hay en dónde meterse uno. Si en algún momento la Alcaldía quisiera quitar la carpa, tendría que reponerla con algo que nos permita tener un lugar en dónde esperar el bus y refugiarnos”, concluyó Rafael Benavides, residente de Cascajal.