Para enfrentar la inseguridad y el vandalismo al interior de las urbanizaciones, varios conjuntos residenciales de Soacha, a través de sus comités de seguridad, han llevado a cabo acciones que buscan disminuir la delincuencia en los espacios comunes, entre ellas el toque de queda.


Algunas urbanizaciones de propiedad horizontal en el municipio han empezado a tomar acciones frente al creciente problema del vandalismo, originado en su mayoría por jóvenes. Residentes y líderes argumentan que los actos delincuenciales han aumentado considerablemente al interior de los conjuntos y que generalmente son ocasionados por los mismos habitantes.

Este es el caso de la urbanización Terra Grande Etapa Cuatro, en donde las acciones y comportamiento de unos pocos han llevado a tomar medidas drásticas como prohibir el tránsito de cualquier persona en las zonas comunes durante un horario específico.

“Es una medida que aunque incomode y suene controversial, seguramente va a ser de mucho beneficio para la urbanización, ya que estamos garantizando la seguridad de todo el mundo durante la noche. Conjuntamente permite que los vigilantes estén mucho más pendientes de las personas que deambulan por las noches, buscando dónde hacer el mal”, opinó un residente de la urbanización.

Por el contrario, para otros residentes esta medida ha causado revuelo, puesto que consideran que puede ser exagerada ya que coincidieron que al prohibir el uso del espacio en determinados tiempos se está ejerciendo un abuso de autoridad por parte de los líderes o representantes de dicha urbanización.

Ante el cuestionamiento de algunos miembros de la comunidad, respecto a la legalidad de este tipo de decisiones, la vicepresidenta de la mesa municipal de propiedad horizontal, Alba Barbosa, explica bajo qué medidas se puede ejercer una decisión tan influyente y en qué tipo de casos se hace necesario implementarla:

“En primer lugar, la administración municipal y las autoridades correspondientes deben estar al tanto de este tipo de decisiones que se lleven a cabo al interior del conjunto; ese proceso debe llevarse a cabo con la Dirección de Apoyo a la Justicia y apoyado por la policía con el fin de hacer un trabajo de mejoramiento de la seguridad adecuado que beneficie a los residentes y tenga un impacto positivo”, explicó.
Así mismo, la líder detalló cuál es el procedimiento al interior del conjunto para tomar la decisión de implementar una medida como el toque de queda.

“La única forma en la que se puede implementar un toque de queda, que se resguarde en la ley, es mediante la asamblea anual que se realiza con el consejo administrativo. Ahí, con la aprobación de todos y el conocimiento de los residentes se puede ejercer la acción, no obstante los toques de queda no pueden ser permanentes, por esa razón debe tener una fecha específica y así mismo un tiempo de descanso de la medida que permita evaluar los resultados”, destacó.

En el caso del conjunto Bosques de Tibanica, donde reside la vicepresidenta, la medida fue gestada por el comité de seguridad y está siendo apoyada y fortalecida por la policía de infancia y adolescencia, que se encarga de garantizar los derechos y cumplimiento de los deberes de los jóvenes que no cumplan la norma.