La comunidad de varios sectores en la Comuna 6 ha estado luchando contra la invasión de un lote de trescientos metros cuadrados aproximadamente, que figura sin dueño. Esperan que ahí se construya una sede definitiva del Colegio Eduardo Santos o un espacio comunal y recreo deportivo para el fortalecimiento de niños y jóvenes.


El espacio en mención, que limita con el río Soacha, el barrio Villas del Progreso y la urbanización Villa Daniela, cuenta con alrededor de 300 metros cuadrados que nunca habían sido utilizados para ningún propósito. Sin embargo la situación del terreno despertó en varios integrantes de la comunidad la duda por saber a quién correspondía, puesto que hallaron en el sitio la respuesta a la falta de espacios recreo deportivos, comunales y de educación.

“Hace dos años un líder comunal de la zona se acercó a la alcaldía municipal a averiguar quién figuraba como dueño del predio para empezar a adelantar gestión con el fin de hacer uso adecuado del mismo, brindando un beneficio a los residentes de la comuna. Hasta aquel momento nunca habíamos presentado problemas con ese lote, nadie había tratado de invadirlo. Dos meses después de que el comunal reportó el sitio, empezaron a llegar personas tratando de apropiarse del predio”, explicó un habitante de la comuna seis, quien prefirió reservar su identidad.

Desde entonces la comunidad asegura que ha tenido que hacer lo necesario para proteger el predio que figura sin aparente propietario y que ellos manifiestan necesitar, puesto que al lado de la comuna en el que residen no cuentan con ningún lugar para el esparcimiento de las familias, o en el mejor de los casos, consideran que debería ser usado para construir un plantel educativo, ya que lo califican como la necesidad más grande de ese sector de la comuna.

“Varias veces han aparecido diferentes personas argumentando que son los dueños del lote los que afirman sin ninguna clase de documento que sustente su veracidad y han tratado de hacerlo con papeles falsos. En una ocasión una persona que pretendía invadir, aprovechó la noche de un 31 de diciembre para cercar todo el predio; no obstante, apenas se percató evitamos que se apropiara del lote”, relató una residente del sector.

Ahora el problema persiste con un grupo de individuos que vienen con el mismo objetivo. La situación enciende las alarmas de la comunidad, ya que las personas que se ubicaron sobre el predio están empezando a lotearlo; según algunos residentes, quienes pretenden invadir dicen tener el certificado de libertad del lote e incluso permisos urbanísticos para hacer lo que están haciendo.

Ante la delicada situación, la comunidad extendió su llamado a la administración municipal, a través de la Secretaría de Gobierno, para que se lleve a cabo el debido proceso con el fin de evitar que en el terreno de trescientos metros cuadrados crezca una urbanización ilegal que complique la percepción de seguridad del sector.
Por su parte, el director de apoyo a la justicia del municipio, respondió.

“La parte más fundamental en este proceso es la denuncia de la comunidad en la Inspección de Policía correspondiente a la comuna, sin embargo, desde la dirección haremos el llamado al inspector encargado de la Comuna 6 para evitar la expansión urbanística ilegal, en atención al llamado que la comunidad de los barrios aledaños al predio nos ha extendido”, concluyó.