Aunque los estudios y diseños del proyecto ya están listos por parte de la Gobernación de Cundinamarca, la asignación de la licitación y el inicio de obra dependen de la voluntad del gobierno nacional ya que el 70% del valor total de las dos fases debe ser financiado por la nación.


Tanto el gobernador de Cundinamarca Jorge Emilio Rey como el alcalde del municipio de Soacha, Eleázar González, han reiterado que los dos entes territoriales ya tienen listo su aporte que les corresponde por ley, así mismo han reiterado que la demora es la financiación por parte del gobierno nacional.

Luego de finalizar los estudios y diseños de las dos nuevas fases de Transmilenio en el municipio de Soacha, a cargo de la gobernación de Cundinamarca, el proyecto entró en la etapa de definición de recursos, en coordinación con el Gobierno Nacional.

«Ya logramos que nos entregarán los estudios y diseños a nivel de detalle. Hoy tenemos cómo defender la propuesta para arrancar contrataciones, aunque la verdad ahora entramos al difícil terreno de la financiación», sostuvo el gobernador.

Usuarios y residentes del municipio esperan que la obra comience lo más pronto para que se solucione en parte la congestión que diariamente se vive en la estación San Mateo. “Prolongar Transmilenio hasta Maiporé es bueno porque los que vivimos en Compartir o en el sur del municipio ya no llegaríamos hasta Unisur, el problema es cuándo; que no vaya a pasar lo mismo que la primera fase que se demoró más de diez años”, dijo José Camilo Malagón, residente en el sector de San Nicolás.

Los cálculos realizados hasta el momento indican que las fases dos y tres de Transmilenio tardarían alrededor de tres años en hacerse y su costo total ascendería a $455.000 millones.