El lupus, enfermedad autoinmune que afecta a 5 millones de personas en el planeta, un 90 % mujeres según la Fundación Lupus y que está en las noticias por Selena Gómez, cantante que la padece y motivo por el que se retiró temporalmente de los escenarios.


El médico e investigador Juan Manuel Anaya Cabrera, del Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes (Crea) de la Universidad del Rosario explica que “el lupus eritematoso sistémico es una enfermedad multifactorial, es decir varios factores coinciden en una persona para que desarrolle la enfermedad”.

Los factores pueden ser hereditarios (genéticos) y medioambientales. “Dentro de los primeros están varios genes cuyas variantes confieren riesgo de lupus. Pero también está la ancestría, es decir el componente genético proveniente de nuestros ancestros.”

Así, “se sabe que la ancestría amerindia es un factor de riesgo tanto de lupus, como de severidad de la enfermedad. Los latinoamericanos tenemos una mayor propensión a desarrollar lupus por nuestra ancestría amerindia. Dentro de los factores medioambientales se destacan algunas infecciones virales y agentes tóxicos, como el tabaquismo”.

La enfermedad puede afectar cualquier órgano, pero son el sistema músculo-esquelético, la piel y las mucosas, las células de la sangre y el riñón los más frecuentemente afectados. “Los síntomas más comunes, por los cuales consultan los pacientes, son dolores articulares y artritis, fatiga, caída del cabello y eritema. En la mitad de ellos hay afectación renal. Como se trata de una autoinmune, la determinación de autoanticuerpos en sangre es siempre positiva. Se debe tener en cuenta que los anticuerpos anti-DNA y anti-Sm son los más específicos. Otras pruebas de laboratorio ayudan a confirmar el compromiso hematológico y renal”.

Anaya Cabrera explica que se basa en la medicina personalizada. Esta y el sistema P5 individualizan la atención y se alejan de la medicina tradicional, que usualmente ubica a los pacientes en un mismo nivel, estipulando tratamientos estándares para todos, sin tener en cuenta los factores individuales de cada uno”.

Esta medicina se basa en la información única que cada ser humano posee. “Es una aproximación basada en la evidencia científica que permite ‘personalizar’ el cuidado de cada individuo en el camino que existe entre salud y enfermedad”.

Las 5 pes corresponden a estos conceptos. Predicción: estudio de las probabilidades a partir de los resultados de la epidemiología genética. Prevención: diseño de conductas y tratamientos preventivos basados en el estudio previo de probabilidades. Personalizar: las acciones se basan en la variación individual. Participación: implicación del paciente, debidamente informado, en la toma de decisiones. La quinta P corresponde a la población, dado que las características de la salud y enfermedad son específicas de cada población.

“Dentro de las medidas de prevención están el uso de protectores solares, el control del peso, la alimentación balanceada, y suplemento de vitamina D en caso de ser necesario”. Y en cuanto a los medicamentos de síntesis química, están la prednisolona, antimaláricos, el metotrexate y la ciclofosfamida. El belimumab es el único biológico aprobado para lupus, pero dado que es frecuente que los pacientes presenten simultáneamente otras enfermedades autoinmunes (poliautoinmunidad), otros medicamentos biológicos pueden ser usados, como el rituximab.

Fuente: ElColombiano.com