Mediante una carta enviada por 18 miembros de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, le piden al presidente Iván Duque que los diálogos con sectores y jóvenes deriven en un verdadero escenario de participación democrática.

La misiva está firmada por Antonio Navarro, quien fungió como copresidente de la Asamblea; el entonces ministro del interior, Humberto de la Calle; los actuales senadores Aida Avella e Iván Marulanda, quienes participaron como constituyentes por el Nuevo Liberalismo y la Unión Patriótica, respectivamente; entre otros. 

Los firmantes solicitaron al Jefe de Estado que estas conversaciones permitan rescatar «el espíritu de diálogo», pese a las diferencias ideológicas, políticas, de historias de vida, de origen, profesiones y oficios.

«Aunque este diálogo debe adelantarse sin condicionamientos de parte y parte, es deseable conseguir de inmediato una pausa, sin desistir de los justos y legítimos reclamos de la protesta por la situación de pobreza acrecentada por la pandemia y la incertidumbre de millones de jóvenes sobre su presente y su futuro», aseguran. 

Asimismo, resaltaron que el desabastecimiento y cierres de vías perjudican a la población tanto urbana como campesina y a la economía de manera grave, como también impiden la atención a los serios problemas de salud que vive el país a causa de la pandemia del covid-19. 

No obstante, los constituyentes también rechazaron que se haya vulnerado el derecho a la protesta. «Uno de los instrumentos que tiene la ciudadanía para dar a conocer sus reclamos es el derecho de manifestarse pacíficamente, derecho que ha sido vulnerado por actos brutales de algunos agentes de la policía con resultados desastrosos de pérdidas de vidas, personas heridas o desaparecidas y hasta abusos sexuales». 

En ese sentido, pidieron a Duque para que ejerza con rigor la función de dirección de la fuerza pública y que «impida que se repitan esos hechos violatorios de los derechos humanos por quienes están llamados a proteger a todas las personas que habitan el territorio y en particular su derecho a la vida».

Finalmente, los firmantes concluyeron la misiva recordando al Presidente que el país necesita que cese la violencia, cualquiera que sea su origen. «Muy respetuosamente le hacemos un llamado a buscar consensos en el marco de la Constitución de 1991 y de su vigencia plena», puntualizaron. 

Fuente: Nuevo Siglo