Cómo si la crisis de vivienda en Soacha no fuera suficiente y el municipio no tuviera con la falta de equipamiento a raíz de los nuevos desarrollos urbanísticos, ahora se suma el incumplimiento en las fechas de entrega pactadas con los compradores. Además las autoridades poco hacen para controlar la irresponsabilidad y el atropello de las constructoras.


Un ejemplo de esta problemática es Parques de Cagua, un conjunto residencial que inició su construcción en 2.010, pero que a la fecha no ha entregado un solo apartamento. Los compradores dicen que hace cuatro años dieron su cuota inicial, pero que al día de hoy no hay quién les responda por la entrega de sus viviendas.

“Hace cuatro años nos vendieron dicho apartamento pero es la hora que no me lo han entregado, siempre salen con evasivas y mentiras, diciéndonos que fue Petro, que la alcaldía de Soacha, en fin. Lo cierto es que los apartamentos están totalmente terminados y nos están perjudicando porque ahora corremos el riesgo de perder el subsidio y el crédito con los bancos”, sostuvo una de las personas perjudicadas.

“Yo hice el negocio en noviembre de 2010 con la señora Marta Linares, que es la vendedora. Ella nos ofreció el apartamento con tres servicios básicos y se pactó la entrega para noviembre de 2011; el precio fue de $41 millones y al día de hoy son sólo evasivas y nadie nos pone la cara para entregarlo”, sostuvo Jenny Morales, otra de las perjudicadas.

“Hace cuatro años compré un apartamento y la señora Marta ha sido siempre con mentiras, primero fue el acueducto, luego que Petro no entregaba los contadores, ahora últimamente dijo que hasta que no pavimentaran y no entregaran lo del alcantarillado de aguas negras, no nos entregaba los apartamentos”, añadió Blanca Alicia Herrera.

“Nadie nos pone la cara y nadie nos responde, hace cuatro años estamos así, ellos nos deberían pagar daños y perjuicios porque actualmente muchos pagamos arriendo”, puntualizó Bridgitte Johana.

Y es que muchos vendieron sus bienes y reunieron sus ahorros de toda la vida para dar la cuota inicial, esperanzados en que la constructora IC cumpliera lo pactado.
Según el secretario de Planeación de Soacha, Orlando Ramírez, el problema de Parques de Cagua (y otras urbanizaciones) es que el Distrito cambió las reglas de Juego y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá entró a modificar lo pactado inicialmente con las constructoras, teniendo en cuenta que una licencia de urbanismo se debe renovar cada dos años.

“Como no han dado respuesta por parte de la Empresa de Acueducto, la constructora no puede empezar a ejecutar sus obras, especialmente de acueducto y alcantarillado, entonces tienen nuevamente que renovar la licencia de urbanismo porque cada vez que van a comenzar a ejecutar las obras, las licencias deben estar vigentes”, señaló el secretario.

En palabras del funcionario, lo que sí pueden hacer es iniciar las obras de construcción de los apartamentos, dejando todo de acuerdo a los datos técnicos que les dio la empresa, pero sin conexión de servicios públicos con las redes principales. Y esto fue justamente lo que pasó en Parques de Cagua. Los apartamentos se terminaron pero faltan las redes de acueducto y alcantarillado, aunque Ramírez aseguró que ya está todo listo para hacer las conexiones.

“Allí había un inconveniente porque la extensión de las redes ya no era como la habían previsto anteriormente, sino que le solicitaron conectar las redes de alcantarillado fuera del proyecto, entonces tuvieron que extenderse un poco lejos, razón por la cual tenían que haber tramitado una licencia, no con la Curaduría sino con la Secretaría de Planeación. Esa licencia se le otorgó aproximadamente hace tres semanas a la constructora IC para iniciar labores. En ese orden ya van a comenzar a construir las redes de alcantarillado, que es lo que hace falta para lograr hacer la entrega oficial de los apartamentos”, aseveró el funcionario.

Parques de Cagua está ubicado en la Diagonal 15 con Cra. 11 Este, justo detrás de San Carlos. Aparentemente los apartamentos se ven terminados, pero carecen de los servicios de acueducto y alcantarillado, razón por la cual no se han entregado.