Esta fue la principal conclusión del conversatorio realizado por la Corporación Escenarios, liderada por el ex Presidente Ernesto Samper, que en el marco de la iniciativa ‘Café País’, abordó la problemática del Río Bogotá como eje central de una discusión que analizó la situación respecto a estos temas, y las acciones que se deben realizar para recuperar la fuente hídrica.


Café País es un espacio alternativo para recuperar y debatir ideas sociales y de derechos humanos, problemáticas que afectan la vida diaria de las personas y los ciudadanos de a pie. El objetivo de estos conversatorios es recordarles a los partidos políticos que su base son las ideas y no la maquinaria, con el propósito de mejorar las condiciones de gobernabilidad, competitividad, identidad y equidad en el país, en un contexto de postconflicto, que finalmente son responsabilidad de todos los ciudadanos y no una tarea exclusiva del Estado.

La idea de Café País es crear espacios de conversación y debate para renovar el pensamiento y las posiciones políticas. En ese sentido, respecto a la problemática del Río Bogotá, se concluyó que más allá de delegar la responsabilidad de su recuperación en una sola entidad o una autoridad gubernamental, es necesario que se unan esfuerzos entre todos los actores involucrados para que el afluente se pueda recuperar de una vez por todas, teniendo en cuenta los esfuerzos y las inversiones que se han proyectado, pero que por diferentes circunstancias no han resultado:

“Es claro que a pesar de todos los esfuerzos no hemos sido capaces de descontaminar el Río Bogotá, el Distrito sigue siendo su gran contaminador, y sobre este tema tendrán que girar los programas y proyectos que se hagan más adelante. La PTAR Canoas, que estaba prevista para descontaminar el 70% de los residuos orgánicos que le deposita Bogotá al río, debería ser iniciada de manera inmediata, pues es algo en lo que se viene trabajando desde hace tres años, pero hoy no se ha hecho nada. Falta mucha conciencia y sensibilidad ciudadana respecto a este tema”, explicó el ex Presidente Samper.

Samper aseguró que la situación del río es un tema de largo aliento y que su recuperación no es algo que se produzca de la noche a la mañana. Según el ex Presidente, lo que se requiere es una política de Estado en la que el gobierno asuma sus propias responsabilidades, porque el tema no puede ser una responsabilidad exclusiva de Bogotá y Cundinamarca. “Todos debemos ponernos de acuerdo sobre cuáles son las metas que tenemos que alcanzar conjuntamente, para que cada quien no ande por su lado. Se trata esencialmente de que se pongan de acuerdo todos, porque si están de acuerdo las cosas salen adelante, si no, no”, agregó el ex Mandatario.

Por su parte, Alfred Ballesteros, Director General de la CAR (Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca), aseguró que el escenario sirvió para socializar los avances de la adecuación hidráulica del río, que ya se ha ejecutado en 15 km, en el primer tramo comprendido entre Alicachín y la Calle 13. Adicionalmente, se refirió a los avances en la recuperación ambiental, teniendo en cuenta que actualmente está en proceso la etapa de precalificación, dentro del proceso de contratación de la optimización y ampliación de la PTAR del Salitre, sumado a los avances en saneamiento básico ambiental en los 42 municipios de las cuencas alta, media y baja del río:

“Estos son espacios de reflexión y sensibilización que queremos aprovechar, no sólo para comentar lo que se hace, sino también para generar conciencia entre los asistentes, de tal manera que entendamos que la problemática del río y su solución no son responsabilidad exclusiva de una autoridad ambiental o de unas autoridades gubernamentales, sino que nos corresponde a todos y cada uno de los habitantes del territorio. Nosotros esperamos que con la obra del Salitre, esa optimización esté terminada alrededor del año 2018, es un horizonte de 48 meses después de la adjudicación de la obra, que se hará a finales del año 2014. No obstante, aún no sabemos qué horizonte de tiempo ponerle a este proyecto, por cuanto todavía no hay cierre financiero”, explicó Ballesteros.

Por último, María Victoria Blanco, Directora de la Fundación Granja Ecológica El Porvenir, que desde hace tiempo trabaja en la recuperación del Salto del Tequendama, aseguró que para la mayoría de personas que asistieron al evento, el principal problema del Río Bogotá es la indiferencia de la comunidad. Según Blanco, esa es la verdadera razón por la cual el río no se ha podido recuperar, aunque expresó que se deben tener en cuenta factores como la educación ambiental, que en cierta manera es lo que su fundación ha venido haciendo desde hace más de 17 años en la región del Tequendama:

“Un aspecto que se debe resaltar es la necesidad de una política de Estado para recuperar el Salto del Tequendama y el Río Bogotá en general. La gente debe dar su apoyo sobre el pronunciamiento del Consejo de Estado para la realización de la PTAR (Planta de Tratamiento de Aguas Residuales) en el sur de Bogotá, algo que es indispensable hacer cuanto antes. Debemos tener en cuenta que la responsabilidad no es de un solo actor, es algo en lo que tienen que ver todos. Es indispensable que en el cumplimiento de estos propósitos haya un liderazgo, pero no debe generarse la situación de que ese líder se quede solo, porque eso es lo que está pasando actualmente, pues en este caso la CAR es la entidad que está haciendo todo el proceso de adecuación hidráulica del Río Bogotá, no vemos el resto de empresas y de entidades asociadas apoyando este proceso”, concluyó la Directora de Granja Ecológica El Porvenir.