Hoy continuará en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes la discusión y votación del proyecto de ley de vivienda segura, presentado el pasado 3 de marzo por el Ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao Cardona, ante dicha corporación.


En la sesión de ayer, el Ministro Henao Cardona hizo presencia, y durante su intervención destacó que este proyecto, que es iniciativa del Gobierno Nacional, tiene como objetivo establecer medidas para proteger a los compradores de vivienda, incrementar la seguridad de las edificaciones, fortalecer la labor de los curadores urbanos y crear la Superintendencia delegada para curadurías en la Superintendencia de Notariado y Registro.

“Lo que pasó con el edificio Space en Medellín llevó a un proceso de reflexión sobre lo estaba ocurriendo con la norma urbana. Las alcaldías hacen el gran esfuerzo de expedir un Plan de Ordenamiento Territorial, de tener curadores, pero cuando se inicia la construcción y se empiezan a desarrollar esas normas urbanísticas en muchas ocasiones lo que se licencia no coincide con lo que está edificando el constructor”, dijo.

A continuación se especifican algunas de las medidas establecidas en el proyecto de ley que se somete a votación mañana en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes:

1.- Mayor vigilancia para los curadores urbanos

Se creará la Superintendencia Delegada para el control de curadores urbanos, adscrita a la Superintendencia de Notariado y Registro, para efectos de la inspección, vigilancia y control del proceso de selección de los curadores urbanos.

La nueva Superintendencia Delegada adelantará el concurso nacional de méritos para elaborar la lista de elegibles de curadores urbanos. De la lista que defina la Superintendencia los alcaldes podrán designar el curador urbano para su municipio o distrito.

“Debe haber un claro régimen de inhabilidades e incompatibilidades para los curadores, de tal forma que no se conviertan en inversionistas inmobiliarios dentro de los procesos que están avalando. El curador se volvió socio de los constructores, rompiendo el vínculo de independencia que debe tener frente al constructor. El curador cumple una función pública, que está delegada a un privado pero que no pierde su naturaleza de función pública”, dijo el Ministro durante su intervención.

2.- Protección a los compradores de vivienda

Es obligación de constructores y enajenadores de vivienda amparar los perjuicios patrimoniales causados a los propietarios afectados por el colapso o amenaza de ruina, como consecuencia de deficiencias en el proceso constructivo.

3.- Incremento de las medidas de seguridad de las edificaciones

Todas las edificaciones de vivienda con más de 2.000 metros de construcción deberán contar con revisores y supervisores independientes del constructor. Se eliminan todas las excepciones que autorizaban a los constructores a realizar la supervisión de sus propias obras.

Todos los supervisores técnicos deberán estar inscritos en el Registro Único Nacional de Profesionales Acreditados, lo cual permite garantizar que los profesionales sean especialistas en estructuras y cuenten con la experiencia e idoneidad necesarias.

Una vez concluidas las obras, y previo a la ocupación de las nuevas edificaciones, el supervisor técnico deberá expedir, bajo la gravedad de juramento, el Certificado Técnico de Ocupación, el cual manifieste que la edificación se construyó de conformidad con la licencia de construcción y cumpliendo las normas de sismo resistencia.

“Otro de los avances importantes de este proceso es eliminar el ‘yo con yo’, que efectivamente exista una intervención independiente dentro del proceso de construcción, para proteger al consumidor. ¿Y por qué protegerlo? Porque si el constructor no cumple con alguno de los requisitos, el supervisor independiente debe señalar de forma inmediata a la autoridad urbana que no cumple con los requerimientos técnicos exigidos. Si no lo hace ese supervisor tiene una responsabilidad solidaria frente al proceso constructivo”, puntualizó Henao Cardona durante su discurso en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes.