En el último operativo, adelantado en el predio El Esparto del barrio Altos de la Florida, y realizado conjuntamente entre la Dirección de gestión bioambiental de Soacha y la Policía, se logró judicializar a dos personas que estaban violando las normas ambientales relacionadas con la disposición final de los escombros.


El operativo tuvo como objetivo sorprender en fragancia a quienes estaban ejerciendo una disposición ilegal de los escombros. En esta ocasión, se judicializó al administrador del predio, quien argumentó tener los permisos por parte de la Curaduría urbana para hacer movilización de tierras, pero estos deben estar complementados con una licencia ambiental, la cual no presentó.

Según la directora de gestión bioambiental, Esperanza Montoya, funcionarios de la CAR, que llegaron al lugar de los hechos, al ver el incumplimiento de los requisitos ambientales para el funcionamiento del sitio, procedieron a ejecutar una resolución de suspensión de actividades en el lugar. Adicionalmente la policía encontró en flagrancia 10 volquetas que disponían ilegalmente de escombros y lodo, alcanzando a colocar el comparendo de tránsito a sólo cuatro de ellas.

Hay que aclarar que el único sitio autorizado para arrojar escombros en el municipio queda ubicado en la vereda Panamá. Quienes no dispongan de dicho espacio y por el contrario ocasionen este tipo de problemáticas, serán judicializados: “Las volquetas que se encontraron fueron escoltadas hasta la escombrera municipal, que es único lugar para la disposición de esta clase de residuos; quedaría la parte jurídica por definir, las personas que se encontraron en esta ocasión tendrán que hacer los descargos correspondientes para iniciar el debido proceso”, aseguró la funcionaria.

“Ya es hora de que le pongan orden a estas personas que vienen a botar desechos, piedras y todas esas cosas acá como si fuera la casa de ellos, eso ya es de hace mucho tiempo y aunque no son todos, sí hay bastantes que uno ve con su cargamento de escombros”, expresó Alfredo Ospina, un habitante de la zona, visiblemente molesto por la situación.

“Que se pongan pilas y con la policía al menos que ayuden en eso, porque sí que hace falta la ley para esa gente que viene a botar escombros; el problema es grande y desde hace tiempo uno ve volquetas y camiones que hacen lo mismo por ahí”, agregó Carlos Parra.

Uno de los problemas más graves que mencionó la directora es la entrada de volquetas al municipio procedentes de Bogotá, ya que vienen y arrojan escombros en cualquier lugar, sin que se pueda controlar totalmente la situación. Ante la dificultad, se están realizando estos operativos a fin de concientizar a los conductores para que sean ellos mismos los que tomen la iniciativa y se desplacen hasta los sitios autorizados únicamente, ya sea en Bogotá, o en Soacha.