Controversia por las rutas alimentadoras de Transmilenio en Soacha

Desde antes que empezara a operar Transmilenio en Soacha, se anunció que las rutas alimentadoras que prestarán su servicio en el municipio estarían listas sólo hasta el año 2015. El mismo Alcalde Juan Carlos Nemocón, manifestó en su momento que mientras esto ocurría se habilitaría un servicio provisional que iba a ser prestado por las empresas de transporte del municipio, por un costo aproximado de $500. Sin embargo, a la fecha esto no se ha cumplido.


En vista de que en la actualidad no hay servicio de rutas alimentadoras, los ciudadanos que habitan en el centro del municipio, el sector suroriental, parte del oriente y en el sur de la ciudad, se las han arreglado para llegar diariamente a San Mateo, utilizando principalmente el servicio que prestan los vehículos de las empresas de transporte interno, cancelando la tarifa autorizada de $850 / $900, adicional a la tarifa de Transmilenio.

Si bien para muchas personas esto no ha sido ningún problema, para otros ha significado un costo adicional que poco contribuye a su economía, a pesar de las ventajas, la rapidez y la efectividad que tiene Transmilenio. Lo anterior está directamente ligado con la ausencia de rutas alimentadoras, pues las personas que residen en los sectores antes mencionados deben obligatoriamente gastar un pasaje adicional para poder llegar a la estación San Mateo y acceder a los buses articulados del sistema.

Por otra parte, también se ha generado inquietud por el acceso provisional que se habilitó para ingresar a Transmilenio en San Mateo, pues dada la falta de un puente peatonal que conecte a la Autopista sur con la estación, se genera no sólo congestión y caos, sino también riesgos para las decenas de personas que a lo largo del día se movilizan desde y hacia dicha estación, teniendo en cuenta que los buses pasan prácticamente sobre la zona habilitada para el paso de los usuarios.

Estas y otras inquietudes motivaron a un grupo de vecinos del barrio Compartir, encabezados por el exconcejal Heriberto Ramírez y el señor Jorge Wilches, a enviar derechos de petición tanto a Transmilenio como a la Secretaría de Infraestructura, Valorización y Servicios Públicos, con el objetivo de que estas entidades explicaran en detalle cuál fue la verdadera razón por la que las rutas alimentadoras no empezaron al tiempo con el servicio de los buses articulados, y en qué se ha avanzado respecto al proceso licitatorio para su posterior puesta en marcha.

En ese sentido, Ramírez manifestó que se debe hacer un reconocimiento a Transmilenio, porque ha reducido los tiempos de viaje de cientos de pasajeros, algo que en su criterio no se puede negar, porque hace doce años cuando se empezó a trabajar en este proyecto, esa era la idea. Sin embargo, el exconcejal expresó que en su cabeza y en la de mucha gente, no se entiende cómo una obra que duró 10 años en ser entregada, sea puesta al servicio de una forma tan inconclusa, sin una plataforma para un debido ingreso a la estación de San Mateo, interrumpiendo uno de los carriles exclusivo de los buses articulados:

“No hay un puente peatonal que conecte a la Autopista sur con la estación de San Mateo, que prácticamente está haciendo las veces de portal, porque recibe una gran cantidad de personas. Si se supone que esta es la estación que tiene mayor acogida de pasajeros, ¿por qué no se hizo este puente de una vez para reemplazar el que ya existía, el cual fue demolido hace casi cuatro años y aparentemente se construiría nuevamente en seis meses? No sabemos cuál era el afán de poner a circular rápido Transmilenio así, ¿cómo permiten que esta estación haya entrado en funcionamiento de esta forma, sin garantizar las adecuaciones pertinentes? Vemos que hay improvisación y obras inconclusas, que a su vez representan un alto riesgo para la vida del ser humano”, explicó Heriberto Ramírez.

A propósito de la petición hecha a Transmilenio, el exconcejal Ramírez aseguró que esta entidad le manifestó en su respuesta (ver: “El servicio de alimentación en Soacha…”) que en el mes de julio del año 2013, el Alcalde Nemocón solicitó postergar el proceso licitatorio para las rutas alimentadoras, porque este servicio se prestaría provisionalmente a través de las empresas de transporte del municipio. Ramírez cuestionó esta determinación y aseguró que no entiende por qué el mandatario solicitó esto, si dentro de la tarifa autorizada que pagan los usuarios está incluido el cobro por las rutas alimentadoras, algo a lo que los soachunos tienen derecho:

“Por el contrario, aquí nos están haciendo pagar $850, $900 o $1000, es decir que en total la tarifa nos está costando aproximadamente $2.550. Por esta razón, de acuerdo a lo que nos respondió Transmilenio, el culpable de que hoy no haya servicio de rutas alimentadoras es la Administración Municipal. ¿Por qué se le da tanta utilidad a Transmilenio por un servicio que no nos está prestando? Entregaron este servicio a medias, le recortaron 2.5 km, le aportaron $24.000 millones más, y aparte lo entregan incompleto”, señaló Ramírez Álvarez.

Por su parte, Jorge Wilches precisó que el sector más afectado con la falta de rutas alimentadoras es la comuna uno, debido a que está ubicada en el extremo sur del municipio. Wilches dijo que si se hacen cuentas de cuánto se está gastando una persona, se puede decir que la suma asciende como mínimo a $5.000 diarios de transporte ida y regreso, lo que da entre $100.00 y $150.000 al mes:

“El municipio tiene una población flotante bastante alta, porque son varias las personas que vienen a hacer trámites y labores acá, por eso debemos mirar cómo van a ser los trancones en los próximos días, teniendo en cuanta que también circula el transporte pesado. Hay que tener en cuenta también que no hay vías alternas para descongestionar la Autopista, por eso estamos ante un caos inminente. Creemos que en Soacha pusieron a funcionar Transmilenio sin medir el impacto y el riesgo que había, pues este es el abrebocas de todo el tema de movilidad, no sólo para Soacha sino para toda la zona centro del país. Acá la responsabilidad es del municipio, del departamento y de la nación, la llegada de los alimentadores ayudaría mucho, pero se debió implementarlos de una vez. No se trata de criticar por criticar, porque los hechos y las evidencias hablan por sí mismas”, agregó el señor Wilches.

El servicio de alimentación en Soacha, según Transmilenio:

En un oficio fechado el 26 de noviembre del 2013, Transmilenio explicó que el diseño operacional del SITP ha contemplado cinco servicios troncales para el corredor de Soacha, de acuerdo con los principales destinos: Autopista norte, Calle 80, Héroes, Calles 26, y Carrera 10 con la estación Museo Nacional. La empresa resaltó que la implementación de estos servicios se realizará de manera gradual, conforme a la vinculación de flota y la culminación de las obras asociadas a la infraestructura troncal de Bogotá.

Frente al servicio de alimentación, Transmilenio aseguró que en el año 2009, mediante el Contrato Interadministrativo No. 090 de 2009, suscrito con el municipio de Soacha, Transmilenio S.A realizó la actualización del estudio hecho en 2005. Dicha consultoría propuso el diseño de nueve rutas alimentadoras para las fases I y II de la extensión troncal NQS en Soacha, cuatro de las cuales operarían en el área de influencia de la estación intermedia San Mateo (Centro, San Mateo, San Humberto y Ciudadela Sucre), dos en el área de influencia de la estación sencilla León XIII (La Despensa y Cazucá), y tres llegando a la estación terminal de Soacha (Ciudad Latina, Ducales y Compartir). La ruta Ciudad Latina en la primera fase conectaría con la estación San Mateo, y en la segunda fase con la estación Terminal.

De acuerdo con Transmilenio, en el 2013, dadas las necesidades planteadas por la Gobernación de Cundinamarca y el municipio de Soacha de estimar la demanda total de pasajeros para adelantar los diseños de las fases II y III de la extensión del sistema en el municipio, se solicitó a la empresa de transporte masivo presentar una propuesta económica para los estudios técnicos de alimentación, a partir de la construcción del escenario base 2013, incluyendo la valoración de los nuevos tramos.

Igualmente, la empresa informó que en marzo del año pasado fue enviada la propuesta solicitada, pero por problema de recursos financieros de la Gobernación de Cundinamarca, no fue posible llegar a un acuerdo contractual. Ante esta esta situación, a mediados de mayo, a través del comité de seguimiento del proyecto de extensión de la troncal NQS a Soacha, se planteó la posibilidad de autorizar la utilización de los recursos del convenio de cofinanciación. No obstante, dada la proximidad del periodo atípico para la toma de información, no era conveniente adelantar esta actividad, por lo que se propuso esta actividad para ser desarrollada posterior al 15 de agosto, una vez las condiciones de movilidad fueran normales.

No obstante, Transmilenio aseguró que el Alcalde Juan Carlos Nemocón solicitó en julio postergar el proceso licitatorio de las rutas alimentadoras, proponiendo la atención de estas durante un periodo provisional bajo la organización de las empresas de transporte del municipio, por lo que requirió una oferta de Transmilenio S.A para elaborar el estudio técnico, de cara al diseño de las mencionadas rutas. Dicha propuesta fue enviada al municipio, pero hasta el momento de emitir el oficio no se ha obtenido respuesta alguna.

Así mismo, en el comité de seguimiento del día 29 de agosto de agosto de 2013, se acordó continuar con una propuesta para realizar la estructuración técnica legal y financiera de la alimentación para Soacha, adicionando la evaluación de las zonas de influencia de los nuevos tramos de extensión de la troncal previstos, con el propósito de obtener la información precisa para la construcción de un proceso de contratación para la alimentación en el municipio de Soacha.

En ese sentido, conforme a las visitas realizadas a Soacha en mayo de 2013, en las cuales se reconocieron los nuevos sectores de desarrollo que deberán ser incluidos en el nuevo estudio, Transmilenio envió una nueva propuesta al Ministerio de Transporte para realizar la asistencia técnica para la estructuración técnica, legal y financiera del esquema de alimentación de la extensión de la troncal NQS, a partir de la construcción del escenario base 2013, que contempla los cambios demográficos del municipio desde el 2009 hasta la fecha.

El alcance de este estudio será el siguiente:

• Determinación de la demanda de la troncal NQS en Soacha, hasta el sector de El Vínculo, de acuerdo con la nueva estructura, teniendo en cuenta el escenario horizonte y la construcción de las siguientes fases troncales del corredor Soacha –Bogotá.
• Revisión de la demanda potencial de pasajeros para el futuro proyecto de cable aéreo.
• Definición y diseño operacional de rutas alimentadoras para la troncal de Transmilenio, en sus diferentes fases de desarrollo.
• Actualización de los análisis económicos como soporte del proceso licitatorio de la alimentación del sistema.
• Actualización de los análisis jurídicos como soporte del proceso licitatorio de la alimentación del sistema.

En un segundo informe, espere la respuesta de la Administración Municipal.