Con el objetivo de recuperar los espacios públicos afectados porgrafitis, rayones y mensajes agresivos, el Colegio Dios es Amor (CDA) realiza desde hace aproximadamente seis meses, un proyecto denominado ‘Corredores pedagógicos’, en el que por medio del arte se busca dar otra cara al entorno de la comunidad del barrio Santo Domingo y otros sectores aledaños.


La fachada del CDA fue el epicentro de este ejercicio, que en su desarrollo ha vinculado a estudiantes, docentes y padres de familia, en la misión de mostrar otra cara de lo que usualmente se ha conocido como un lugar deprimido, triste y desmotivado, enviando al mismo tiempo un mensaje de paz y fraternidad, para decirle a la comunidad que las cosas buenas también son posibles en este sector:

“El proyecto se viene trabajando desde el año pasado, teniendo en cuenta que los jóvenes que hacen parte de pandillas, han hecho una cantidad de rayones en el portón principal, que estaba pintado de blanco y tuvimos que pintarlo de negro, debido a estas situaciones. Es por eso que con los corredores pedagógicos queremos dar otra imagen a esta fachada, a fin de enseñar a la comunidad que podemos plasmar en las paredes cosas bonitas, que nos ayuden a recrear la vista y a formarnos de una mejor manera, no con vulgaridades y cosas que no deberían ser”, explicó Martha Cabrera, Coordinadora Académica del Colegio Dios es Amor.

“La idea inicial del proyecto fue integrar a los jóvenes del CDA con la comunidad, por eso escogimos un espacio que está ubicado alrededor del colegio, donde vemos que hay muchos escombros, las calles no están pavimentadas y el entorno se presta para muchas situaciones de riesgo y peligro. Decidimos que íbamos a embellecer la entrada del colegio, buscando que esas situaciones que se presentan en esta zona se dejen de presentar, igualmente queremos enviar un mensaje de paz a la gente, a fin de que volvamos a nuestras raíces y seamos una sola comunidad. Queremos mostrar a las personas lo que estamos haciendo, en aras de poder encontrar un apoyo de su parte”, expresó Jennifer Méndez, Profesora de artes del CDA, quien además trabaja con los estudiantes un proyecto de ‘arte ecológico’, en el cual se elaboran objetos a base de material de desecho.

Uno de los propósitos del proyecto es dejar un legado a los estudiantes que vienen después de la actual promoción de bachilleres del CDA, es por eso que el Personero de la institución habló del recuerdo y lo que junto a sus compañeros quieren dejar a las próximas generaciones:

“La idea del proyecto es decorar la institución y cambiar un poco el ambiente que se vive en el barrio, mejorando el entorno que tenemos hoy. El colegio por dentro está bien, pero afuera la fachada se veía un poco destruida, por eso decidimos arreglarla escribiendo mensajes que lleguen a los jóvenes que crecen y se educan aquí en el colegio. Queremos dejar un mensaje de agradecimiento por todo lo que el colegio ha hecho por nosotros, igualmente queremos decirle a la comunidad que nos ayude a cambiar, para hacer de este barrio algo mejor”, concluyó Luis Fernando Malambo, Personero del CDA.