Corregidor uno propone centro de acopio para Soacha

Un centro que reúna los productos que se cultivan en la zona rural de Soacha es la propuesta del corregidor uno William Mayorga. El funcionario dijo que la idea es favorecer tanto al productor como al consumidor y evitar que los campesinos trasladen lo que cultivan hasta Corabastos u otras plazas del departamento.


Los centros de acopio son instalaciones que cumplen la función de concentrar o reunir diferentes productos como papa, hortalizas y frutas cultivados por pequeños productores para que puedan competir en cantidad y calidad; están equipados con máquinas de alta tecnología que realizan el lavado sanitario, secado, selección, procesamiento y empaque de productos, para luego ser enviados a las plazas y supermercados.

“Me parece que es importante a futuro mirar el tema del centro de acopio porque eso va a permitir que los productores reciban un precio justo por sus productos y que los consumidores compren más fresco y a precios más bajos, también creo que se debe tener en cuenta lo de los mercados campesinos porque la zona es una despensa importante para Soacha y para los municipios cercanos”, afirmó el corregidor Mayorga.

La propuesta nace porque el corregimiento uno de Soacha es una gran despensa agrícola y de allí salen productos como fresa, mora, arveja, papa criolla, papa de año y gladiolos. “Aquí se cultiva principalmente fresa, nosotros por ejemplo tenemos varios cultivos, aunque la verdad es un producto muy delicado porque se sufre por verano o por invierno, muchas veces cuando llueve bastante se pudre y toca echársela a las vacas”, dijo Marina Landínez, residente del sector rural de Soacha.

Por estos días se habla de montar una corporación de mujeres para trabajar la pulpa de la fresa y apostarle al procesamiento del producto. Otro aspecto importante es el mantenimiento de la vía para que los vehículos ingresen sin problema a las fincas y lleven los productos a la Central de Abastos de Bogotá y plazas de otros municipios.

Pero además de los productos agrícolas, el corregimiento uno presta un buen servicio educativo a los niños y jóvenes de las nueve veredas. En la zona hay cuatro sedes de la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro, tres de las cuales son de primaria y una de bachillerato.

“Por política del señor alcalde se ha venido mejorando el tema del transporte para los estudiantes. En el presente año contamos con rutas escolares para las veredas Panamá, Fusungá, San Jorge, Hungría y Alto del Cabra, lo que permite que los niños tengan mayor comodidad desde su colegio hasta Soacha”, agregó el corregidor.

En la parte de seguridad se ha venido trabajando en conjunto con la Policía para evitar que la delincuencia se fortalezca en el sector rural de Soacha. En la entrega anterior se dijo que el comandante de Policía del municipio ha estado muy atento a las necesidades de seguridad del corregimiento, tanto así que se han hecho reuniones constantes con la comunidad, los presidentes de junta y los ediles. Sin embargo se presentan algunas acciones que preocupan a los campesinos de la zona.

“Por aquí no molestan mucho, pero hace unos días se puso pesado porque llegaron cuatro sujetos desconocidos con la intención de robar alguna casa. Afortunadamente un muchacho de la vereda se dio cuenta y logramos coger a dos, dicen que vienen del Perdomo, aunque la verdad no sabemos bien”, pronunció Víctor Ramírez González, habitante de Alto de Cabra.

Pero un hecho aislado no puede desdibujar el trabajo que se ha venido haciendo en el corregimiento para mejorar la imagen y fortalecer la confianza de los campesinos en la administración municipal.

La zona está habitada por familias tradicionales y personas que han llegado en busca de nuevas oportunidades, teniendo en cuenta que aún queda una extensa área verde apta para pastos y cultivos.

“Lo bonito del corregimiento es la gente, sus habitantes, de quienes aprendemos cosas. Conocemos el campo de Soacha, las comunidades campesinas y sabemos que son personas trabajadoras y con el interés de aportar un granito de arena para el desarrollo del municipio”, puntualizó el corregidor.

El corregimiento uno está conformado por las veredas Panamá, Fusungá, San Jorge, Hungría, Alto del Cabra, Romeral, Villa Nueva, Primavera y Chacua, ocupa la mayor parte del territorio municipal y aunque una amplia zona está dedicada a la explotación minera, también tiene una extensa zona ocupada por cultivos agrícolas, cuyos productos son fuente de alimento para familias de Bogotá, Soacha y varios municipios de Cundinamarca.

cargando...