La Corte Constitucional le ordenó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) pagar el salario y prestaciones sociales de 106 madres comunitarias, quienes señalaron que se les habían desconocido sus derechos laborales.


Tras resolver una acción de tutela, la Corporación judicial con ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos, consideró que al grupo de madres se le vulneraron sus derechos, al no recibir un pago, ni un reconocimiento a su labor.

Para el alto tribunal este grupo de mujeres merecen protección especial por parte del Estado, por lo que le pidió al ICBF hacer efectivo dicho pago. Esta determinación abre las puertas para que otras madres a través de una tutela reclamar los mismos derechos.

De acuerdo con el ICBF, actualmente en el país hay más 69 mil madres comunitarias, quienes atienden más de un millón niños, y quienes desde 2014 reciben un salario por la prestación de dicho servicio.

Entre las tutelas estudiadas por la Corte, las demandantes expusieron casos de madres que no habían tenido reconocimientos económicos ni de pensión durante más de 25 años.

Según el ICBF, las madres comunitarias son reconocidas en su comunidad “por su solidaridad, convivencia y compromiso con el desarrollo de los niños, niñas y sus familias. El Programa nació en el año 1986 y se reglamentó en 1989”.

El fallo podría extenderse a cerca de 120.000 madres comunitarias que en los últimos años han trabajado en el ICBF. Quienes podrán interponer tutelas alegando seguridad social e igualdad.

El Instituto tendrá un mes para cumplir con el fallo de la Corte, algo que será difícil teniendo en cuenta el impacto fiscal que puede tener para el Gobierno.

Fuente: ElColombiano.com