Cuando se inició la cuarentena en las universidades y escuelas se suspendieron las clases, ahora, con la intención de reactivar la vida social y económica se anuncia el posible regreso a clases presenciales de los estudiantes, lo que realmente preocupa a los padres.

Según comentan algunos padres de familia en el municipio de Soacha, les ha empezado a preocupar el hecho de que se reactiven las clases presenciales ya que en la mayoría de casos los niños no acatan  normas de seguridad. Así lo argumenta Lucy Rojas:

“No estoy de acuerdo con que inicien nuevamente las clases presenciales, corren mucho más riesgo nuestros hijos, que por el momento están siendo cuidados en casa, en la calle están expuestos a muchas cosas, porque se la van a pasar agarrados, no van a conservar distancia y no van a usar las medidas de seguridad porque a fin de cuentas son niños”.

Del mismo modo muestran su preocupación teniendo en cuenta que antes de empezar la cuarentena era mucho menor el índice de contagio y ahora está mucho más elevado por lo que puede ser más riesgoso para los niños salir y de paso para los padres que tendrían que llevarlos a los colegios.

“Yo no estoy de acuerdo con que los jóvenes salgan a las calles a iniciar clases cuando se ha visto en las noticias que en las partes en las que iniciaron clases, fue donde se desató el virus  e iniciaron a contagiar los niños, por eso pienso que lo peor sería que inicien a salir a las calles, pues no tienen los cuidados necesarios”, comenta Sandra Soto, madre cabeza de hogar.

Finalmente, la preocupación en los padres de familia se ha desatado en grandes magnitudes, pues si antes cuando no habían tantos contagiados era alarmante, ahora cuando hay muchos casos es mucho peor mandar a sus hijos a las calles, así concluye Carolina Mariño, diciendo que “Yo tengo dos hijos, pero no estoy de acuerdo con reactivar las clases presenciales, ellos no van a tener las medidas pertinentes de cuidado y van a arriesgarse mucho más de lo que están en los hogares, por mi parte no pretendo arriesgarlos”.

Es así como los padres comentan que no están dispuestos a mandar a sus hijos a clases, pues es muy riesgoso y en estos momentos como está la situación el miedo de salir contagiado es mucho más grande al regresar a las instituciones.

Por Natalia Soto Parra